- La Oca Loca - http://www.revistalaocaloca.com -

Opinión: Traficantes españoles

Posted By Daroca (Zaragoza) On 29/04/2009 @ 13:38 In Aragón,Opinión | 4 Comments

Escrito por: Federico T.

En los años ochenta los grandes grupos mafiosos sudamericanos empezaron a mirar a Europa como nuevo mercado para la venta de su producto, la “cocaína”.
Encontrar la forma de introducir la “mercancía”, así se llama la cocaína en jerga, no fue difícil. Los reyes del contrabando de la costa atlántica europea eran los gallegos, comandaban el océano y hablaban el mismo idioma que ellos, el enlace fue sencillo.
traficantesAsí los gallegos empezaron a transportar la cocaína por contrato, cobrando entre el 20 y 25 por ciento de cada cargamento que llegaba a España. Las ganancias eran muy altas y en breve tiempo llegaron a ser los más fuertes y potentes de toda Europa.
Usando el sistema del barco “nodriza” introducían la mercancía en España. Consistía en hacer llegar un barco de gran tamaño con toda la cocaína a los límites de las aguas internacionales, antes de las aguas Españolas donde el barco estacionaba, así la Guardia Civil no podía intervenir porque no se encontraban en sus aguas territoriales. Allí llegaban varias lanchas rápidas, de pequeño tamaño y con grandes motores que llegaban a alcanzar altas velocidades, transportaban la mercancía hasta la costa española utilizando las vías que usaban anteriormente para el contrabando.
Posteriormente para el tráfico de cocaína se utilizaron otros sistemas para introducir la mercancía de Sudamérica a España. Los importadores usaban líneas comerciales de transporte de mercancías. Se utilizaban líneas regulares con origen y destino fijo y se comienza a introducir cierta cantidad de cocaína en el puerto de salida recuperándola cuando llegaba a España haciendo toda la operación sin el conocimiento del importador ni exportador.
Surgieron las Mulas, personas que ingerían óvulos de cocaína y viajaban hasta Europa trayendo en su estomago 800 grs. a 1.200 grs. y cuando llegaban lo expulsaban por vía anal.
Otros tentaban la suerte utilizando maletas, donde ocultaban la cocaína en un doble fondo; otros aprendieron técnicas químicas impregnando cualquier producto de cocaína (géneros alimentarios, prendas de vestir, libros, periódicos, plástico y en forma líquida), para posteriormente refinarla en territorio español.
En los mismos años, la introducción de Marruecos en el mercado del hachís, abrió en España muchas probabilidades de prosperar en el contrabando.
Hasta los años noventa transportar hachís de Marruecos fue cosa de pocos, pero con la apertura de la Europa del Este la demanda aumenta de manera desproporcionada y las cosas en pocos años cambiarán.
Traficantes españolesEn el frente del estrecho se utilizaban pesqueros que, de Marruecos, traían el hachís hasta las aguas territoriales españolas. Después las “gomas” (pequeñas lanchas de limitada envergadura), que montaban dos motores Mercuri de 40 CV, transportaban pequeñas cantidades de hachís (unos 300 Kg. más o menos) y cruzaban el brazo de mar que divide África de Europa. Las organizaciones que trabajaban con Marruecos, hacían transporte y venta, compartiendo riesgos y beneficios económicos. Otros eran meros transportadores con gran experiencia, conocían las aguas del estrecho mejor que nadie y podían eludir los sistemas de detección de la época sin problemas, y cobraban por el transporte un porcentaje. A finales años noventa, las “gomas” cambiaron radicalmente, eran mucho más grandes, con 4 motores Norton de 200 CV cada uno, transportaban 120 fardos de 30 Kg. de hachís y podían llegar a alcanzar los 70 nudos. Su tiempo de atravesada rozaba las 10 horas con buena climatología.
Llegados a España, los fardos se guardaban en una guardería (almacén) donde los compradores extranjeros recogían su mercancía y se encargaban directamente del transporte hasta el país de consumo. El coste de toda la operación rozaba los 300.000 Euros por cada 1.000 Kg. de hachís
Por vía de tierra, en la campaña de verano, mucha gente utilizaba su propio coche para transportar hachís, trayendo a España unos 100/120 Kg. por viaje. Algunos utilizaban camiones que podían transportar unos 4.000/5.000 Kg. por viaje. Había “culeros” que traían las bellotas de hachís de la calidad mas cara (Exspuni, OO, Polina de calidad superior) que podían rozar unos 10.000 Euros de ganancia por Kg.
En el día de hoy, el tráfico sigue y los españoles continuan operando a nivel internacional. Esto lo escribe quien, como habéis apreciado, conoce bastante bien este tema tan problemático. No me corresponde a mí dar soluciones, pero sí es cierto que perder 9 años o más de tu vida con tu familia, hijos y seres queridos por haberme dedicado a este negocio no es rentable de ninguna manera.


Article printed from La Oca Loca: http://www.revistalaocaloca.com

URL to article: http://www.revistalaocaloca.com/2009/04/opinion-traficantes-espanoles/

Copyright © 2011 Revista La Oca Loca. Todos los derechos reservados.