OCA GLACIACION

Buñuelos de viento

Escrito por: Silvia C.

Este dulce típico en la víspera de Todos los Santos y también en Cuaresma se realiza en España desde el Siglo XVI. Es un dulce muy sencillo y rápido de elaborar que “volará” rápido de vuestras mesas.

Ingredientes:

250 ml leche (un vaso)                                   
4 g   sal
100 g  mantequilla                   
150 g  harina
la ralladura de medio limón (o naranja)
1 tapón de coñac o licor al gusto (opcional)
4  huevos grandes
5 g  levadura química
Aceite para freír.
Azúcar y canela en polvo (opcional) para rebozar.

Elaboración:

  1. Hervir el agua con la sal, la ralladura y la mantequilla (y el licor si se desea).
  2. Verter la harina, previamente tamizada, “escaldar”; debe cocer un par de minutos mientras con una cuchara removemos en cruz sin parar para que no se agarre a la olla y se queme.
  3. Dejar enfriar tapada, unos minutos, para que no se seque la masa.
  4. Añadir un huevo y remover bien hasta que se integre completamente en la masa.
  5. Añadir el siguiente huevo y realizar la misma operación hasta que quede un huevo por incorporar.
  6. Entonces añadimos la levadura química y seguimos removiendo.
  7. Por último, cuando ya lleve todos los huevos y esté brillante la masa, pondremos abundante aceite para freír e iremos echando porciones de masa ayudándonos con una cuchara.
  8. Cuando la masa cae al aceite se hunde, pero luego empieza a subir y a engordar. Debemos tener cuidado con la temperatura del aceite, si es muy alta el buñuelo se quedará crudo por dentro y no se hinchará todo lo debido.
  9. Una vez fritos, se sacan con una espumadera y se vuelcan sobre una bandeja con papel absorbente y a continuación se rebozan con azúcar. Si se desea también con canela.
  10. Si queremos rellenarlos (ya no serán de viento) admite tanto cremas de cualquier sabor, como nata montada con azúcar. Como los tomaban los árabes asentados en Granada, bañados en miel, también están deliciosos.

Tenéis para elegir unas cuantas opciones, pero si no los escondéis seguro que vuelan antes de rellenarlos…

No dejéis de probarlos!!!

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como:

Comparte este artículo

2 Comentarios

  1. Querida Silvia: fenomenales buñuelos, como todas las recetas que remites. Pero… estamos un pequeño colectivo que nos tenemos que limitar a imaginarnos el sabor, la textura, la dulzura de tus, imaginamos, sabrosas recetas. Tenemos problemas con el metabolismo de la glucosa. ¿Te acordarás de nosotros, alguna vez?. Te lo agradeceremos infinito.
    Besos

  2. Tienes toda la razón Gonzalo. Lo cierto es que, aunque no tengamos problemas con la glucosa, deberíamos procurar ingerir menos o sustituirla por otros ingredientes. Voy a sugerir algo para que no te quedes con las ganas de probar esta receta, aunque no abuses porque lleva harina y por lo tanto glucosa.
    Puedes probar algún buñuelo sin rebozar con azúcar y puedes rellenarlo con nata a la que se le añade un edulcorante a la hora de montarla; para ello solo hay que seguir las recomendaciones sobre la cantidad de edulcorante que se debe añadir, teniendo como referencia la receta de la nata: a 1 l de nata le corresponden 150 g de azúcar grano.
    La próximas recetas serán de pastelería dietética, o nutricional como llamo yo, y comeremos sin glucosa, sin gluten… te lo prometo.

    Un abrazo.
    Silvia C.

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.