OCA GLACIACION

Ahotsa eman zigunoi! (A quien nos dió la voz)

Escrito por: GUREAKO IDAZKARITZA. Redacción Gurea

Gurea aldizkariko taldearen izenean, gure doluminik zintzoenak helarazi nahi ditugu aldizkari honen finantzaketan zutabeetariko bat izan den José Manuel Fínez Ratón   jaunaren heriotzaren aurrean.

Hasiera-hasieratik, dena izan da erraza Euskal Gobernuko Justizia Kontseilariordeari esker. Hain izan da horrela zeinak, bere laguntzarik gabe gure egitasmoa ez genuela inoiz jaiotzen ikusiko.

Espetxe barruan zein kanpoan, oso pertsona gutxi dira guregan sinesten dutenak. Ordea, Fínez Ratón jaunak, ez zuen gure baliabideekin aurrera egingo ez genuenaren inongo zalantzarik inoiz izan.

Deitoratzen dugu, presoon gizarteratzean buru-belarri busti izan den gizalegezko pertsona honekin gure harremana hain laburra  izatea. Ez dakigu noraino bere laguntzarekin iritsi ahalko ginen  abiatutako bide honetan baina pertsona batek bizitza bat laga eta beste mundu batera joateko deitua denean, ez dago  ezer egiterik.

Gogoratu nahi dugu, ikasketaz legegizon izandako gizon hau, hain gizakoia izatea.  Lagunen laguna, lankideek errespetatua eta familiak maitatua izan baita.

Horregatik, berarekin harreman berezia izan genuenok, bere urrundeak mindu eta laztu egin gaitu. Batetik, oso gazte utzi gaituelako eta bestetik, hain gizon baliotsua galdu dugulako.

Egun, Langraizeko espetxeko hormen atzean gaudenok, apur bat bakarrago eta askoz  etsituago gaude.

“Azken udazkeneko hostoek, zuk zeure ibilbidean utzitako lorratzak estaliko dituzte azken hil-atorra modura. Hala ere, gure ariman betirako    geratuko dira joandako lagunagatik utzitako malkoen ildoak. Dena dela, denboraren betierako gurpilak, ahazpenaren errautsak gure hilobi   ahazturikoetan   kokatuko ditu. Baina zu, gure seme-alaben  seme-alabek gogoratuko zaituzte zuk guretzat ereindako hazi eta bihotz zabaltasunagatik. Jaunak bakean izan zaitzala beti, lagun”.

Queremos  hacer constar el profundo dolor del equipo de esta revista, por la pérdida de una persona que fue uno de los pilares de la financiación de nuestra  publicación, Don  José Manuel Fínez Ratón.

Desde un primer momento todo fueron facilidades por parte del Viceconsejero  de Justicia del Gobierno Vasco. Tal es así, que  sin su ayuda,  nuestro proyecto nunca hubiese visto la luz.

Dentro y fuera de la prisión tenemos muy pocas personas que confíen en nosotros. Él, en ningún momento, albergó dudas respecto a nuestras aptitudes para llevar a buen término esta empresa.

Lamentamos que nuestra relación con esta persona tan humana y tan volcada en la reinserción de personas privadas de libertad, haya sido tan breve. No sabemos hasta qué punto hubiésemos llegado,  creando con su ayuda nuevos caminos para la integración. Pero cuando una persona, por muy necesaria que sea, es llamada al otro lado, donde acaban todos los senderos de la vida, nada puede ya hacerse.

Quisiéramos recordar a este jurista de carrera por la parte humana que le caracterizó. Amigo de sus amigos, respetado entre sus compañeros de trabajo y amado por su familia.

Por eso, a las personas que tuvimos el privilegio de tratar con él, nos parece  doblemente cruel su ausencia. En primer lugar por lo temprano de su pérdida y en segundo lugar por su valía.

Hoy los aquí recluidos tras los muros de Nanclares  nos sentimos un poco más  huérfanos  y mucho más desamparados.

 “Las hojas del último otoño cubrirán las huellas que dejaste a tu paso, como postrer mortaja. Aún así, quedarán  para siempre en nuestras almas, los surcos que dejaron las lágrimas por el amigo ausente. Y a pesar de todo, la eterna rueda del tiempo posará sobre nuestras descuidadas tumbas, las cenizas del olvido. Pero a  ti, los hijos de nuestros hijos te recordarán por los logros que para todos nosotros   conseguiste. Descansa para siempre en la paz del Señor, querido amigo.”

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.