OCA GLACIACION

Portero de noche: Cine y más…

Siempre nos quedará…“Cinema Paradiso”

Escrito por: José Antonio Aguilar

Volver a ver esta deliciosa película es algo más que un ejercicio sano de ver cine, de disfrutar del cine y de emocionarse siempre con el cine. Detrás de cada plano y de cada personaje, se esconde un universo de buenas intenciones salpicadas del gusto sano de entretener y agradar.

Aún conociendo el final y el desarrollo emocional de la historia, los personajes son capaces de jugar con tus emociones, tantas y tantas veces como seas capaz de colarte en la vida de cada uno de ellos. Cinema Paradiso es esa ventana abierta al espectador que es capaz de contar historias de las que se pueden creer, de las que los protagonistas son personas y no personajes viviendo una historia dentro de un guión, el que a su vez articula los sentimientos al ritmo de la batuta de su director y como no, del gran maestro de las bandas sonoras.

Las esperanzas y los sueños no cumplidos
recuerdan siempre una felicidad otorgada

Esta película da sentido al tópico de todas aquellas personas que creemos que las salas de antaño fueron el verdadero núcleo del cine y que para otros tantos fue un viaje a emociones más o menos profundas, de sueños irremediablemente imposibles y de agonías calladas de conformismo, aún así, las esperanzas y los sueños no cumplidos recuerdan siempre una felicidad otorgada.

Aquel cine y da igual el nombre que tuviese, quien lo hubiera bautizado y con que fin, era el centro del pueblo, el horizonte de nuestras miradas y por supuesto el centro y punto de encuentro de hombres, mujeres y niños en torno a una fantasía, en frente de una realidad efímera que no dejaba impasible a nadie y que focalizaba la atención del antes y del después, de un futuro próximo y de la realidad más contagiosa y también de los ideales de cada uno de nosotros que cada domingo viajaba en el espacio gracias a aquel territorio de sueños.

Con la única intención de demostrar
que el cine es de todos y para todos

“Nuevo Cinema Paradiso” no es un drama más, a pesar de la magnifica interpretación de sus protagonistas y de sus enseñanzas a su joven discípulo, tampoco es otra de amor, con la bella e inocente historiar y de la juventud de sus protagonistas, los cuales nos hacen revivir la magia y la agonía del ser humano. Son muchas películas en una, entre ellas, la pedagógica para padres y educadores, la que presenta una gama de emociones y sensaciones entre el amor, la censura, la emigración, la fantasía y la realidad.

Por rescatar algunas de las escenas memorables de la película, me quedo con la que Alfredo comparte la proyección con los vecinos del pueblo proyectando sobre las fachadas de las casas, en un acto de honradez y solidaridad, con un simple espejo y con la única intención de demostrar que el cine es de todos y para todos.

Todos conocemos el argumento y sabemos que la historia no va a cambiar ni va a ser modificada y aunque la vida a veces sea mas dura que la ficción, todos esperamos expectantes esa apoteosis final, visualmente emocionante, como una de las grandes operas de Verdi.

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como:

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.