OCA GLACIACION

El lenguaje universal de la música

¡Hola a todos! Nos gustaría en este día compartir con todos vosotros las experiencias tan gratificantes que disfrutamos los pasados domingos 13 y 20 de marzo. Fuimos invitados junto con los profesionales de los centros penitenciarios de Zuera y Daroca a unas salidas programadas con fines terapéuticos, al Auditorio de música de Zaragoza.

auditorio de ZaragozaAsistimos a un concierto de la Banda Sinfónica del Conservatorio Superior de Música de Aragón, organizada por el Ayuntamiento junto con Caja Inmaculada y demás profesionales del evento; así como a un concierto de la Banda Sinfónica del Instituto Aragonés de la Juventud. Ésta es la crónica de la experiencia vivida por los asistentes de Zuera, y algunas impresiones de los asistentes de Daroca.

En primer lugar, visitamos las instalaciones con dos guías a nuestra disposición, indicándonos los diferentes lugares y receptáculos del afamado y prestigioso Auditorio. Debemos destacar los materiales y formas con que está construido. Nos gustaron sus amplias estancias de aire catedralicio, cuya estructura invita al recogimiento, junto con las columnas de diseño arquitectónico que evocan los templos góticos del renacimiento; todo ello, ayudado por la sombría luz que traspasaba las vidrieras de alabastro, hacía de dicho lugar un enclave misterioso y mágico, como puede llegar a ser la música.

Una frescura inverosímil
y un vivo aliento para nuestro ánimo

Seguidamente visitamos la sala de ensayos de cámara para a continuación pasar a la sala Mozart, con un foro espectacular para 2.000 personas. Su posición en plano inclinado hace que los espectadores perciban con claridad desde diferentes perspectivas a los miembros de la orquesta musical conservando la armonía y precisión de sus posiciones en función de cada instrumento. La sala está envuelta en una madera especial llamada “Ayor” haciendo figuras geométricas minuciosamente trabajadas y orientadas acústicamente para poder absorber el eco de los sonidos creados, formando una caja de resonancia perfecta, que ha alcanzado un prestigioso reconocimiento a nivel mundial, para crear sensaciones de plenitud y belleza para el aprecio de las piezas ejecutadas.

auditorio Destacamos de la Banda Sinfónica de Aragón el ser una de las bandas musicales más armonizadas y completas, sobre todo dada la complejidad de las piezas interpretadas de música contemporánea, así como su enorme creatividad artística. La gran variedad de instrumentos de cuerda, percusión, viento, madera y metal crearon una amplia gama de sonidos evocando la armonía del contrapunto, llegando hasta lo más profundo del alma de los espectadores.

El repertorio de las composiciones musicales que pudimos disfrutar, admirando su brillantez, fueron piezas contemporáneas que no dejaron de evocarnos una frescura inverosímil y un vivo aliento para nuestro ánimo. Por ejemplo, el Adagio para instrumentos de viento, compuesto por el Maestro Joaquín Rodrigo, haciendo homenaje al inigualable Concierto de Aranjuez. Como segundo obsequio el Maestro Juan Enrique Sapiña interpretó una obra de Hides Frigyes, un Concierto para Fagot (instrumento solista de viento madera) virtuosamente elaborado. A continuación llegamos a la parte de mayor rítmica disfrutando de una pieza de música country del Maestro Charles Ives, finalizando con la culminación apoteósica de la Sinfonía nº 4 de David Maslanka.

Como broche de oro, después de la gran ovación de todo el foro allí reunido, la Banda Sinfónica de Aragón nos brindó unos aires tradicionales aragoneses para hacer honor a esta bella tierra, una jota-pasodoble del Maestro Sapeti la cual nos emocionó dejándonos un final feliz.

A continuación, queremos compartir con todos vosotros las impresiones que a cada uno de nosotros nos ha dejado, como huella inolvidable, esta importante experiencia:

Francisco J.: Las instalaciones me parecieron bonitas, sintiéndome muy bien y fue para mí una experiencia única e inolvidable. No percibí distinción alguna ni entre mis compañeros ni con los profesionales del centro, sintiéndome integrado en el grupo y aceptado como uno más.

foto grupo DarocaPaco N. : Quisiera mostrar mi gratitud para con la vida y todas las personas que han hecho posible este sueño. Como buen aragonés y músico que soy, me he sentido identificado y he disfrutado intensamente de una velada feliz y agradable en compañía de todos mis compañeros y profesionales del centro, además de hacer un reconocimiento a todos los que se consagran al divino arte de la Música. Desde aquí quiero alentaros para que sembréis la capacidad de percibir este maravilloso regalo para nuestros sentidos, pues agudizan y desarrollan nuestra inteligencia emocional haciéndonos más humanos y creando entornos propicios para nuestra integración social. Es un honor para mí saber que la cartera de músicos de Aragón trae generaciones dispuestas a no capitular jamás, dejando su legado de la Jota Aragonesa para la posteridad.

Mariano G. : Para mí esta salida fue algo novedoso, pero no ha dejado de ser enriquecedor pues nunca había presenciado un concierto de éstas características con tanta capacidad para transformar los estados de ánimo. El auditorio y su construcción me pareció majestuoso, sobre todo me gustó la sala Mozart. En resumen, esta salida con fines terapéuticos me ha llenado interiormente, asentando las bases de que en un futuro pueda frecuentar otros eventos parecidos o similares agradeciendo a todo el equipo técnico su confianza en mi persona.

Fue lo más parecido a estar vivo de nuevo,
tras tantos años de privación de libertad

José Carlos M. : Quisiera mostrar desde aquí mi incondicional apoyo para contribuir a estas actividades lúdicas y culturales que nos brindan la oportunidad de desarrollar nuestro potencial creativo, haciendo únicas estas experiencias que dejan su impronta en nuestra conducta fomentando nuestra capacidad de síntesis de la vida y valorando nuestras relaciones humanas para descubrir cualidades latentes que existen en mundo interior. Agradezco la confianza prestada por los profesionales tanto a mí como a mis compañeros.

Fernando T. : Me llamo Fernando, tengo 41 años. He estado en los mejores conciertos de Heavy Metal como AC.DC IRON MADEN METALLICA etc. En los 90 viví la ruta del bacalao. En esta salida terapéutica me he dado cuenta de lo que enriquecen cosas que antes me negaba a ver. Jamás he estado sentado escuchando música tan atento. También he sido consciente de lo a gusto que he estado sin drogas con mis compañeros y todo el equipo técnico. Me ha llamado tanto el disfrutar sin drogas que cuando cumpla mi condena volveré acompañado de mi novia a disfrutar de otro concierto de estas características, fuera del mundo en el que me movía y de estos barrotes.

Fco. Javier G. : Fue enriquecedor y estimulante escuchar nuevamente en vivo instrumentos musicales entonados tan coordinadamente. Sentía una sensación de esperanza y de que un mundo nuevo me espera.

Carlos G. : Fue realmente muy instructivo. El edificio del Auditorio es impresionante y su audición espectacular.

Carlos M. : Fue lo más parecido a estar vivo de nuevo, tras tantos años de privación de libertad.

Bueno compañeros, esperamos que disfrutéis de esta experiencia junto con nosotros citándoos para la próxima. Hasta siempre.

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

1 comentario

  1. enhorabuena por la iniciativa de utilizar la terapia de la música. actividad cultural, de ocio y que decir relajante.
    y una esperiencia fenomenal, nosotro la vivimos en el teatro campoamor de Oviedo, inolvidable, orgullosos de ver como disfrutaban.

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.