OCA GLACIACION

Más allá de la Ciencia: Cap.5º La influencia de los sentimientos en los viajes mentales

Apreciados amigos lectores:

Es difícil saber en qué momento nuestros pensamientos encuentran la puerta interna que atraviesa hacia otras dimensiones. Para algunos escritores, especialmente de fantasía infantil y juvenil, esta puerta se ha abierto, y tras ella han encontrado inestimables tesoros. País de Nunca Jamás, Fantasía, País de las maravillas, Narnia… Estos extraños universos existen en algún lugar del mundo interno, y están constituidos por una materia parecida a la de los sueños.

Al principio, para un pensador común y corriente como somos la mayoría, lo que hacemos es un diálogo con nosotros mismos, y un razonamiento sobre los acontecimientos diarios como si de un juego de palabras se tratase. No quiere decir esto, que no existan niños con un talento innato para la fantasía . Al contrario, algunos son capaces de relacionarse con niños que únicamente ven ellos, y que, aunque los padres toman por fantasías, en ciertos casos tienen que ver con el mundo mental.

Un escritor puede escribir una novela sólo con palabras; construye una pequeña historia con anécdotas que incluso ha podido leer en otro lugar. Imaginemos el caso de alguien que tiene una portentosa memoria y tiene la habilidad de hacer toda una historia uniendo fragmentos que recuerde.

Puede suceder que una persona sea extremadamente inteligente y que deduzca y razone perfectamente, llegando a ser brillante. Puede haber otra que no tenga una aptitud verbal y razonadora tan desarrollada y viva en un mundo paralelo al nuestro, siendo, aparentemente ante los demás, un tanto inepto. Supongo que si se les preguntase a tan extraordinarios escritores cómo llegaron al mundo de fantasía, contarán que cuando eran niños estaban sentados jugando y de pronto entraron en otro mundo… Otros, después de denodados esfuerzos en la visualización de los personajes, se vieron introducidos en ese plano.

Es difícil saber en qué momento nuestros pensamientos encuentran
la puerta interna que atraviesa hacia otras dimensiones

Lo mismo se puede decir de los místicos y videntes. En cierto lugar de la conciencia se abre la puerta, y… entran. Respecto a los pintores, siempre me han llamado la atención, Los disparates de Goya, que parecen una ventana a mundos subhumanos.

Intentar delinear científicamente un procedimiento por el que la mente deja de ser únicamente una herramienta de análisis y razonamiento y penetra más allá, es un trabajo arduo y para lo que quizás no existen conceptos claros. Da la sensación de que penetrar en los mundos paralelos es cuestión tanto de cualidad intrínseca de algunas personas, como de esfuerzo denodado y constante en la dirección de construcción de proyecciones mentales.

Hay quienes tienen la capacidad de percibir los impactos provenientes del mundo interno o paralelo que viene determinada por el ojo etérico, que de momento la ciencia no lo tiene en cuenta, aunque sí los esoteristas.

De casi todo el mundo es conocido el concepto de tercer ojo. Resida donde resida, este órgano etérico-mental, si alguien desea acrecentar su capacidad de visión no necesita recursos extraordinarios.

Únicamente debe comenzar a visualizar imágenes justo a la altura del entrecejo. Pueden ser figuras geométricas simples, como un triángulo o un círculo, que se pueden ver diminutas como si estuviésemos a una distancia muy lejana, como se mencionó en el anterior artículo. Tal vez parezca extraño, pero esta práctica, la de la visualización de figuras geométricas en un espacio oscuro, así como la miniaturización de las mismas y el intento de penetrar en ellas, en mi opinión, acrecienta la capacidad de ver , en algún momento determinado, el futuro.

Independientemente de esta afirmación subjetiva, sí que se puede asegurar, que el pensador que utiliza la técnica de la visualización, llega a dominar la materia de la que están compuestas las visualizaciones, la materia luminosa. Hemos entrado en un nuevo mundo. Lo extraño de todo esto es que algo que parece producto de un ordenador y no tener sustancia, es el portal, aunque sólo sea en el primer estadio, al mundo de fantasía.

Únicamente debe comenzar a visualizar
imágenes justo a la altura del entrecejo

Dependiendo de la capacidad del creador mental, la entrada a este mundo puede ser superficial, o por el contrario, de una profundidad tan grande que parte de su conciencia se desplaza con la proyección luminosa hacia los mundos de fantasía o mundos internos. Es por ello que, algunas personas pueden ser afectadas en su cuerpo físico por aquello que encuentran en los mundos internos. Además, quienes poseen poderosa imaginación creadora, pueden quedar perdidos, tal y como se indica claramente en un capítulo de La Historia Interminable, de Michael Ende.

Cuando, a través de esa abertura, los pensamientos penetran de verdad en el mundo de fantasía, lo que se encuentre en él dependerá de su estado de ánimo, así como de los acontecimientos sentimentales que hayan ocurrido a lo largo de su propia vida.

Si por casualidad el creador mental está muy triste, quizás pueda entrar en una especie de niebla gris donde se queda estancado. Si el viajero mental fue víctima de una agresión muy relevante, puede llegar a un lugar donde la materia es negra y viscosa, parecida al alquitrán, de donde apenas tiene fuerzas para regresar. Si el viajero mental desea abandonar definitivamente este mundo, puede verse envuelto por algún vórtice de fuego que absorba su vitalidad, quedándose temblando y tiritando de frío. Si por el contrario el viajero mental rebosa de felicidad, el mundo en el que entra estará lleno de flores, selvas, fuentes, que revitalizan su alma.

Un viajero mental puede extraer energía de sus contactos mentales. Se podría aseverar que, aunque al principio las visualizaciones están constituidas de materia propia, pueden convertirse en vehículo de contacto con otras conciencias.

Imaginemos por un momento una persona mística que visualiza la imagen de una entidad espiritual. Al final, esa misma imagen mental se convierte en un transmisor de paz y beatitud. Para responder a la pregunta que surge ¿de donde viene la energía añadida por la imagen mental? , probablemente deberíamos hablar sobre la coexistencia del pasado del presente y del futuro dentro de una Mente universal, pero entraríamos en el terreno de las hipótesis.

Los universos están llenos de conciencias,
aunque el espacio aparezca vacío e inhabitable

Continuando con el tema de fantasía y el mundo de los creadores mentales, se podría manifestar que es un mundo muy extraño en el que todo puede ocurrir, con repercusión en muchos casos en el plano físico. Si algunos creen que todas las creaciones mentales están dentro de nuestros cerebros, no importa, es comprensible, pero habría que plantearse la posibilidad de que la entrada en los mundos propios de fantasía está interconectada con todos los mundos de fantasía de cada ser humano, subhumano y superhumano.

Hemos accedido a un mundo de materia mental-sentimental-etérica que llega hasta los confines del universo, pues desde el punto de vista del esoterismo, los universos están llenos de conciencias, aunque el espacio aparezca vacío e inhabitable.

Al repasar el artículo me doy cuenta de que he tomado un rumbo, pero hay otro sendero mucho más directo desde las proyecciones mentales hasta el plano físico, pero ése es un tema mucho más cercano a la magia, y como se diría en una película o en un cuento: “esa es otra historia”.

Afectuosamente,
Quintín

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como:

Comparte este artículo

1 comentario

  1. Me ha gustado mucho, es inteligentisimo, y muy real, como me gusta y estudio lo esoterico, lo entiendo.
    Gracias

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.