OCA GLACIACION

Portero de noche: Cine y más…

Donde hay satisfacción no hay revoluciones

Se agradece una película histórica. De vez en cuando investigar sobre un personaje resulta interesante, el cine nos brinda esa posibilidad y con los tiempos que corren, hablar de ética, dignidad, tolerancia, respeto y valores humanos resulta gratificante, con la falta que nos hace en esta sociedad que nos toca vivir.

Con la industria cinematográfica china como firma y con una total apuesta por la superproducción (lejos de Ben-Hur), asistimos a una buena e intensa recreación del personaje y de la época, contando que la digitalización en los tiempos que estamos, es pan comido. Una buena interpretación coral de todos sus actores en la que destaca el hongkonés Chow Yun-Fat, protagonista entre otras de “Tigre y dragón” y “Ana y el rey”, acompasada de una maravillosa banda sonora compuesta por Con Su cuyo tema principal está interpretado por Faye Wong estrella del pop chino, todo esto dirigido por Hu Mei.

“Confucio”, la historia de un hombre con un gran interés humano en una road movie por los reinos de la antigua china con el exilio de fondo, que se presentaba al mundo con 2500 copias para su distribución y con un presupuesto de 16 millones de euros.

Hablar de ética, dignidad, tolerancia,
respeto y valores humanos resulta gratificante

Confucio nace en el año 551 antes de nuestra era, época caracterizada por el paso de una religiosidad que iba del carácter mágico al racional. Confucio, que en realidad se llamaba K’ung Ch’iu, fue sabio y predicó que la virtud moral y una sociedad ética son más eficaces que la magia para lograr el bienestar humano. Sus enseñanzas no pretendieron fundar una religión sino una forma de vida.

Para Confucio la acción del hombre noble en el estado y en la sociedad se expresa por su moral, su amor y obediencia filial, que deben ser adquiridas mediante la práctica constante. Dio mucha importancia al cumplimiento de los ritos de reverencia a los ancestros y al cielo porque son la expresión de una actitud virtuosa. El confucianismo presenta una antigüedad idealizada, porque dice que en la época de los emperadores primitivos (Yao y Shun), los soberanos entregaron el control del imperio a los más dignos y respetuosos de los ritos sagrados.

El que domina su cólera
domina su peor enemigo

Para Confucio, un hombre muestra su valor practicando la virtud, la rectitud, el amor, la humanidad, la generosidad y el respeto a los padres y ancestros. Asimismo, es muy importante el aprendizaje constante y la autosuperación a través de la educación.

 

“Cuando tenía 15 años, puse mi corazón en el aprendizaje; a los 30, estaba firmemente establecido; a los 40 no tenía más dudas; a los 50 sabía el designio del Cielo; a los 60 estaba dispuesto a escucharlo; a los 70 podía seguir lo que mi corazón me indicaba sin transgredir lo que es correcto.”

Confucio

 

Algunas de las frases sabias del pensador:

Las mejores palabras son aquellas que encierran un profundo significado y, al mismo tiempo, resultan comprensibles para todo el mundo.

El que domina su cólera domina su peor enemigo.

¿Cuál es la esencia de un buen gobierno? No resolver los asuntos con precipitación y no buscar el propio provecho.

Deben imponerse castigos cuando convenga. La fidelidad no es contraria a una justa corrección.

No debe afligirnos el que los hombres no os conozcan. Lo lamentable es que no seáis dignos de ser conocidos por los hombres.

Sed rígidos con vosotros mismos, pero condescendientes con los demás. De este modo os veréis libres de toda envidia y resentimiento.

Transmitid la cultura a todo el mundo, sin distinción de razas ni de categorías.

Las palabras han de expresar con fidelidad nuestro pensamiento.

Aún las profesiones más humildes son dignas de respeto.

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como: , , ,

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.