OCA amanecer

La macrocárcel que nos llega

Escrito por: Redacción Galería

En la semana del veintitrés de mayo pasado, diversos grupos que realizamos actividades en el centro penitenciario de Pamplona, nos hemos reunido -tarde tras tarde- en el Colegio de Abogados, convocados por la Asociación Salhaketa, en unas jornadas organizadas por dicha asociación bajo el lema de “La macro cárcel que nos llega“.

Cartel jornadasEn la sección de “Señales” de esta revista, recogemos una reseña de como se han ido desarrollando las jornadas, pero, además de dicha reseña, queremos poner texto a unas impresiones que nos han ido surgiendo durante la asistencia a las mismas.

Lo primero que nos ha llamado la atención es que todos estamos carentes de información sobre qué va a pasar en la nueva cárcel con todos estos grupos y sus diversas actividades dentro del centro penitenciario, y también sobre otras cuestiones que no son referidas a la seguridad, al mobiliario o a las instalaciones. Todo lo que sabemos de la nueva cárcel de Pamplona, es lo que se ha publicado por la prensa los días 3 y 22 de junio.

Ya indicaba la directora del centro actual, en una entrevista que se publicó en la prensa local hace un año, cuando se le preguntaba por el nuevo centro penitenciario, que todo lo llevaba Madrid. Y así debe ser, pues dejando de lado la información antes indicada, referida a mobiliario e instalaciones, nada sabemos -o por lo menos nada sabíamos en la celebración de las referidas jornadas- respecto a las actividades de estos grupos y la organización de las mismas en el nuevo centro. Tampoco tenemos que extrañarnos, pero, en principio, la cuestión no solo nos inquieta a los miembros de los colectivos, sino que son muchos los internos que nos han preguntado por ello, cosa, por otra parte, lógica, pues en definitiva son ellos los destinatarios de esas actividades. Pero en fin; como dicen los internos: “nos tendremos que conformar con verlas venir”.

Nos tendremos que
conformar con verlas venir

Tampoco tenemos noticias en relación a si la administración de esta comunidad foral se ha parado a pensar, y por lo tanto, a prevenir, lo que se le viene encima con el aumento de internos en el nuevo centro penitenciario. En poco tiempo, se multiplicará por tres y hasta por cuatro la población del centro actual. ¿Habrá pensado alguien qué va a ocurrir con estos colectivos -cuya actividad en favor de la reinserción es indiscutible-cuando, hallándose ahora saturados, vayan a tener que atender también a esa nueva población?

Obras nuevo centro penitenciarioEn salud, ¿qué va a pasar, teniendo en cuenta los porcentajes actuales, con el gran incremento de afectados de enfermedades mentales? ¿Habrá pensado alguien en cómo atender esto? ¿Se aumentará el número de psiquiatras que pone la comunidad foral en la misma proporción que internos? ¿Se mantendrá un solo psiquiatra, y al haber ahora más módulos, tendrá que espaciar aún más sus visitas médicas a los enfermos o se pondrá a todos los enfermos en un solo módulo? ¿Se ha pensado en pedir y crear algún otro Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, o seguirá en exclusiva el existente ahora, aunque la población aumente tanto? ¿Se habrá pensado en los medios de transporte público para acceder al nuevo centro, o pasará como en Botafuegos que las personas tendrán que subir andando, teniendo que hacerte aquí desde el polígono de Agustinos? Y así con muchas otras cuestiones que quedan en el aire.

En segundo lugar no podemos menos que transmitir a tos lectores la grata impresión que nos han causado estas jornadas en este concreto aspecto: somos muchos, -lo hemos visto-, los grupos que estamos preocupados por la situación de todas las personas que -por un motivo u otro- se ven privadas de libertad. Discreparemos en matices o en aspectos importantes, pero nos une la preocupación porque la privación de libertad no deshumanice más a las personas. Y, sin duda alguna, nos preocupa, porque valoramos la libertad como componente esencial de la humanidad del hombre. Por eso, entendemos que la privación de libertad puede deshumanizar según cómo se lleve a cabo.

Buscar el mantenimiento y la recuperación
de lo humano en las personas privadas de libertad

Somos muchos los grupos. Somos muchas las personas, y lo admirable, es el importante conjunto de ideas distintas que concurrimos a ese fin común: buscar el mantenimiento y la recuperación – en su caso- de lo humano en las personas privadas de libertad.

Nuevas celdasEn tercer lugar quiero resaltar el entusiasmo de los concurrentes a las jornadas. No solo por la escucha y participación en los coloquios, sino que en el ambiente de los presentes se vio clara la necesidad de ser portadores de la inquietud, para transmitirla a nuestros próximos.

Somos conscientes que tanto la sociedad, en general, como los políticos en particular, ven la privación de libertad con distintos ojos que los nuestros, incluso se atisba en algunos casos la visión de la cárcel como la satisfacción de un deseo de venganza. Pero, esto no debe apagar nuestro anhelo de llevar a cabo actividades que traten de paliar los posibles efectos deshumanizantes de la privación de libertad y conseguir, que dichos efectos, sean más acordes con las pretendidas reeducación y reinserción que proclama el Nº 2 del Art. 25 de la constitución española que, al fin y al cabo, nos obliga a todos.

Como apunte final a estas consideraciones, y a la vista de la información de los medios locales de comunicación respecto de los gastos de la nueva cárcel, hacemos nuestras las palabras de la sección de “Apuntes” del Diario de Navarra del 5 de junio en relación a tos tres millones de euros que va a costar amueblar la nueva cárcel, palabras que podrían ahora repetirse después de lo publicado el 22 de junio en el mismo diario respecto de las instalaciones: “Lo que importa es que este tipo de establecimientos destinados a los presos cumplan con su labor de reinserción social, y si a ello ayuda el mobiliario, mejor”.

Lo contrario sí será un fracaso, por más empeño presupuestario que se haya introducido entre sus paredes. Lógicamente, el subrayado es nuestro.

Publicado por cortesía Revista GALERÍA del centro penitenciario de Pamplona

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.