OCA GLACIACION

Reinserción y esperanza

Escrito por: Manuel A. Lópes

Cuando Torete Coronado estaba en libertad era una persona muy agresiva, demasiado, tenía muchos problemas con el alcohol, vivía con estrés y cometía muchos fallos; un día agredió a una persona y lo trajeron a la cárcel.

Reinserción y esperanzaAl principio lo pasó muy mal, necesitó un interno de apoyo que le ayudó mucho; comenzó a asistir al gimnasio, a la escuela, al taller y a las actividades del programa individualizado que le propusieron, fueron días muy difíciles.

Ahora que no consumo alcohol estoy mejor, tengo más energía y me siento más libre; empiezo a darme cuenta de que la vida se puede ver desde otro punto de vista. No estoy aquí para consumir mi tiempo solamente, estoy para aprender, para progresar en mi camino; de este tropiezo he aprendido.

Siento lo mucho que le hecho sufrir a mi familia, no tengo derecho a hacerle sufrir más a Tamara , ni a Mikel, ni a José. Me reconcome no recordar su sonrisa si es que la hubo, tengo mucho tiempo para pensarlo. Pero a pesar de ello, empiezo a hacerles algún guiño en las visitas que hemos retomado, en los regalos, en la escucha que como padre me corresponde.

Empiezo a darme cuenta de que la vida
se puede ver desde otro punto de vista

Es mi deseo vivir la libertad con mi trabajo. No quiero vivir de subsidios ni pensiones, me estoy planteando reconvertir el dinero de la ayuda de excarcelación en la creación de un taller de objetos de cuero; espero que, por fortuna, el piso en que vive mi pareja sea aún nuestro, los bancos no entienden sino de “pasta” eso ya lo sé, pero…es la sociedad quien ahora me da otra oportunidad.

* 1º Premio categoría Microrrelato en el Certamen ”Picapedreros” de Poesía y Microrrelato 2011 para centros penitenciarios

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como:

Comparte este artículo

1 comentario

  1. Amigo Manuel, mi enhorabuena por haber encontrado el camino de tu vida, por favor cuida de no perderlo, no pierdas a tu familia es el tesoro mayor que tienes, Dios te lo regaló. Ah, y convéncete que un hombre puede ser totalmente libre aun dentro de prisión, el alma no se puede encerrar, sólo la persona que es su propietaria la encierra o la deja libre. Te repito mi enhorabuena, Un saludo y ánimo.

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.