OCA GLACIACION

Por la aurora y el ocaso

Escrito por: Roberto Pulido

Abrió los ojitos puntual como casi siempre, con la misma esperanza, pero como de costumbre fue tarde y no tuvo tiempo. Esperó… Toda su vida, y eran bastantes años ya, aguardando la oportunidad de únicos momentos; maldiciendo al tiempo por hacerlos efímeros, y a sí mismo por dormirse pronto y despertarse tarde.

Aurora-ocasoPero con la alegría de siempre, aun con la tristeza que a veces le invadía, él mantenía la misma ilusión: Ker-Brei estaba locamente enamorado de ella; y aunque ella, Afródix, sentía lo mismo por él, apenas podía ni mirarle fijamente.

Dependiendo de las fechas, a Ker-Brei y a Afródix les cambiaba el estado de ánimo. A veces lloraban sin cesar y, por su dolor, el firmamento se teñía de gris derramando lluvias. En otras ocasiones sonreían y, por su entusiasmo, el cielo brillaba azul, o constelado, susurrando agradables brisas.

Si sentían frío, por tanta soledad, el ambiente era gélido por sonde pasaban. Si en sus seres clamaba el fuego de tanta pasión, el aire, a su paso, quemaba o agobiaba.

Así, día y noche, volvieron
a prometerse amor eterno

Y en esa última alba que Ker-Brei despertó, tras el fracaso habitual, se propuso, para no variar, no dormirse para permanecer junto a su amada durante todas las horas de oscuridad. Como siempre, no lo consiguió. Sin embargo, gracias a un eclipse, él y ella pudieron abrazarse, admirarse y besarse, durante varios minutos, como si nunca lo hubieran hecho. Así, día y noche, volvieron a prometerse amor eterno: como siempre, justo antes de la aurora y después del ocaso.

* 1º Premio categoría Microrrelato en el Certamen ”Picapedreros” de Poesía y Microrrelato 2011 para centros penitenciarios

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como:

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.