OCA amanecer

Un pasaje de mi vida

Escrito por: Suanny Sánchez

Comenzaré por contar cómo llegué aquí, a este lugar. Todo por causa de mi ingenuidad, aunque ustedes no se lo crean, ésa es mi verdad.

Me embarqué en un ferry con la ilusión de llegar a la isla de Ibiza, para ponerme a trabajar, y tratar de superarme a mi misma alejándome de las drogas, de las malas amistades que me rodeaban en mi vida. Con tan mala suerte que por olvido o porque ya no quería pensar que estaría en lista de busca y captura por un asunto que yo creía que había superado, se acerca a mí un hombre y me pide la documentación.

En ese momento lo primero que se me vino a la mente fue mi error del pasado por querer hacerle un favor a una amiga, que vino a mi vida para complicarla aún más de lo que ya la tenia. Lejos de mi familia y de lo que más amo, mi hija, llegué a España en busca de un mejor futuro, pero en la ciudad donde yo estaba residiendo no tuve mucha suerte. Así fue como se dio todo hasta que le entregué la respectiva documentación a este señor que con una sonrisa en sus labios, me dijo: ” Tenga usted buen viaje“.

Lo miré y me dije a mí misma, ¡ya estoy perdida! Sentí frío en todo mi cuerpo, y sólo pensé en mi hija y maldije la hora que me subí en ese barca, pero me armé de valor y me dije: ya no hay nada que hacer, la suerte ya está echada. Me senté en la barra del bar, pedí una cerveza y le dije al camarero: “Sea usted tan amable y me pone la cerveza mas fuerte que tenga“. Encendí un cigarro y comencé a fumarme uno tras otro.

Ya no hay nada que hacer,
la suerte ya está echada

Eran las once de la noche cuando me embarqué. La llegada era a las seis y media de la mañana, viví el viaje más largo de mi vida, en esas siete horas mi mente viajó a la velocidad de la luz y vinieron a mi todos aquellos recuerdos del pasado, buenos, malos pero al fin y al cabo eran mis recuerdos. No podía imaginar que tras la llegada a mi destino, iba a ser abordada por otros dos hombres que con voz muy cortante me llamaron por mi nombre completo. Y a su vez me pidieron que los acompañara a la salida.

No pueden imaginarse lo que pasó en ese instante por mi cabeza. Lo único que ocurrió fue que rompí a llorar como si nadie más estuviera a mi lado. Les acompañé a la comisaría, esperanzada en que esta detención no pasaría de ser solo protocolo.

Me leyeron la sentencia que se dio en su momento por ese asunto que yo creí había superado. “Usted debe ingresar en prisión de inmediato, pues debe pagar tres años de condena por un delito de atentado contra la salud pública. ¿Sabe usted de qué le estoy hablando?”  me preguntó el, y le respondí: “Sí, señor“. Me esposaron y desde ese momento sentí que todo mi mundo se había derrumbado.

Les cuento… entré aquí, tenía como muchos de ustedes, una pareja estable. Era mi pareja desde hace ya tres años, y al mes de entrar aquí desapareció de mi vida, no volví a tener noticias suyas. Pero tengo la buena suerte de contar con una muy buena amiga y digo buena porque para mi es ya como si fuese una hermana. Ella ha sido todo mi apoyo, el contacto con mi familia y sé que nunca tendré cómo pagar todo lo que ella está haciendo por mi, con la ayuda de su marido cada semana me hacen un respectivo ingreso de dinero.

Aquí he conocido muchas personas, por suerte todas buenas. En especial he tenido la suerte de conocer a una gran persona que desde un principio me ha sabido brindar su amistad y cariño. Todo esto por carta. Ha sabido ayudarme a superar todo lo que estoy viviendo en este lugar. También quiero decir que he conocido chicas muy buenas que me han brindado su ayuda, unas más que otras.

Mi relación con las diferentes funcionarias ha sida muy buena, no puedo quejarme, lo único que quiero y deseo, es recobrar mi libertad lo más pronto posible. Y regresar a la República Dominicana, mi país.

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

2 Comentarios

  1. Cuando estamos lejos, añoramos nuestro hogar. Es la mayor fuerza que reside en nuestro interior. Ojalá que se cumpla.

  2. Yo creo tu historia y gracias a Dios te das cuenta que la gente que te quiere esta a tu lado y te demuestra estando en los malos momentos, ésa es la gente que vale la pena. Estoy segura que tendrás tu libertad y disfrutarás de ella y de tu país. Sé que tienes fuerza y paciencia, mantenla que ya llegarán los momentos bellos ok.

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.