OCA GLACIACION

Dime cómo escribes… (3ª parte)

Hoy vamos a dedicar este tercer artículo a la firma y la rúbrica: algo tan propio de cada uno que se le ha llamado una biografía abreviada (Max Pulver), aunque al mismo tiempo la persona es mucho más lógicamente que su firma.

Ya en el primer artículo comentaba que el texto escrito podemos decir que es el YO SOCIAL, el yo manifestado, mientras que la firma es el YO ÍNTIMO, y al mismo tiempo recordar que un rasgo aislado en el texto, en la firma, etc. no dice mucho y no hay que analizarlo por tanto aisladamente, sino teniéndolo todo en cuenta. Podemos decir que la firma nos permite conocer al autor de una manera real pero incompleta.

LA FIRMA

La palabra firma viene del latín: afirmare, responsabilizarse de algo: firmar es un acto de responsabilidad, de hecho, antes de firmar algo, nos aseguramos de qué estamos haciendo, leemos con detenimiento el texto, etc.

PulverUsamos distintas firmas según el destinatario, y al mismo tiempo, tratamos de hacer la firma igual puesto que nos identifica. Evoluciona con el desarrollo de la personalidad, a veces empezamos imitando una que nos gusta. Influye el estado anímico (acariciad una letra y se hará redonda, tratadla con brutalidad y se llenará de ángulos y aristas). Incluyo el ejemplo de la firma de Napoleón y de Mussolini en distintos estados anímicos porque eran distintas también las circunstancias (lo señalo al final).

En la firma:

- El Nombre: indica entorno familiar, la infancia, lo profesional. Es lo primero que oye el niño.
- Los Apellidos: definen a una familia. Adquiere importancia con el paso de los años. El primero en principio es el del padre, y señala nuestra posición en la sociedad. El segundo, el de la madre. Hay que tener en cuenta si se puede cambiar el orden, apellidos comunes, etc.
Los personajes reconocidos públicamente (políticos, el Papa…) firman sólo con el nombre.
- A la firma le añadimos la Rúbrica: dibujo, son como los gestos de la persona. Más adelante hablaremos de ésto.

Valoramos como positivo, en general, en una firma su legibilidad, así como una rúbrica sencilla, en armonía con la firma (o incluso una ausencia de ella). Por el contrario, nos hablará de complicación el que, tanto la firma como la rúbrica sea algo enmarañado, complicado, ilegible.

 Lo que soy
y lo que parezco

Si hay disparidad entre el texto escrito y la firma, ya sea en cuanto a la presión, la dirección, el tamaño, etc., nos está hablando de desacuerdo entre el plano íntimo y el social, profesional. Entre lo que soy y lo que parezco. Ej. un texto escrito con presión firme y una firma con presión débil indicaría: energía interna y seguridad ante la gente, que tratamos de sobreponernos ante los demás aunque realmente nos faltan esas fuerzas. Por el contrario, si no existen diferencias, si la firma indica lo mismo que el texto en los distintos rasgos analizados, nos habla de autenticidad, armonía y equilibrio, tanto frente a los demás como ante nosotros mismos en la intimidad.

Se valora en la firma el lugar en el que firmamos (en relación al texto escrito, la distancia y la “colocación” de la firma respecto del papel en el que escribimos), siempre, claro está, que no haya un lugar “oficial” para hacerlo y que haya sitio suficiente.

En relación al papel:

Firmas variadas- Colocada a la Derecha: denota inmediatez, actividad, atracción por el futuro. Irreflexión, precipitación, apasionamiento. Si no es tanto: seguridad, extroversión, iniciativa.
- Colocada en el Centro: reflexión, madurez, autocontrol. Escrupuloso.
- Colocada a la Izquierda: introvertida, prudente, tímida. Familiar. Recelo. Indecisión.
- Cuando varía mucho la posición en los distintos escritos de la misma persona, indica inmadurez, indecisión.

En relación con el texto:

- Rozando el texto: dependencia de los demás. Inseguridad. Adaptación fácil.
- Próxima al texto: respeto, equilibrio. Extroversión.
- Alejada del texto: cortesía excesiva. Orgullo. Introversión. Independencia, falta compromiso.
- Si varía de posición en escritos de la misma persona: inmadurez, indecisión.
- Firmar en el margen (sin ningún motivo, como hemos indicado anteriormente): tacañería, ahorro excesivo. Despedidas largas. Tiempo mal organizado.

Analizando ya la firma en sí:

Primera letra: Es la importancia frente a los demás, firmeza en la vida.

- Altura grande: susceptibilidad. Insatisfecho. Orgullo. Afán de destacar
- Altura pequeña: Inferioridad. Poco ambiciosa, pasa inadvertida.
- Anchura grande: fuerza, aplomo, expansión.
- Anchura pequeña: temor. Inseguridad. Timidez.

Dirección: cómo es mi ambición, las metas, camino que emprendemos.

- Ascendente: idealismo, altruismo, utopía (si es exagerado: frustración por lo imposible, inconformismo). Optimismo. Afán de superación. No se valora lo que se tiene.
- Horizontal: madurez, autocontrol. Adaptación. Firmeza. Racional.
- Descendente: abatido, cansancio. Desánimo. Inseguridad (casi vertical).

Legibilidad:

Si existe: claridad de ideas e intenciones. Le gustan los planteamientos concretos.
Si no: Timidez. Esnobismo. No quiere mostrarse como es.

Tamaño

- Grande: ambicioso, vital, entusiasta.
- Pequeño: tímido escrupuloso, prudente, con acentuado sentido del deber.
- Medio: moderado, estable.

Como hacíamos con el texto, debo analizar también la impresión que me produce (caos, claridad), dónde empieza y termina, la forma de algunas letras (sus crestas, jambas, el travesaño de la t, puntos i).

Señales en la firma

Son señales de Subvaloración:

- Poner la inicial sólo.
- Tachar con la rúbrica. Que resulte poco legible.
Federico- Hacer tamaño pequeño todo o parte.
- Firmar en dos renglones.

De Ambición noble:

- Firma legible.
- Rúbrica sencilla o ausente.
- Tamaño igual o mayor que el texto.

De Ambición innoble:

- Texto ondulado.
- Firma ilegible, complicada y también la rúbrica.
- Muy ascendente y muy grande de tamaño.

Cuando una persona firma todo con mayúsculas: existe energía, ambición. Visión de conjunto. Querer dar buena imagen. Y firmar sólo con la (s) inicial (es): síntesis.

La Rúbrica

La palabra viene de “rojo”, color con el que se escribía: “scripsit, firmavit, recognovit” para dar mayor valor a la firma.

Son los rasgos de formas variadas que se añaden al nombre para distinguir la firma. Son como los gestos de una persona, permite saber sus ambiciones, los mecanismos defensivos, etc. así, si hay ampliación de un gesto gráfico (un punto, un final, un comienzo) hay algo de complacencia y exhibición. Los adornos denotan vanidad, desconfianza. Cuando vemos firmas exóticas, nos hablan de originalidad, afán de llamar la atención o en las complicadas, la persona también lo será compleja, poco clara.

P.Sarasate

- Si con la rúbrica tachamos la firma, cierta infravaloración hacia sí misma, no acaba de aceptarse como es.
- Si la subrayamos, deseo de que se nos reconozca (depende también de si el subrayado es más o menos grande que la firma, a mayor tamaño, mayor inseguridad).
- Cuando con la rúbrica se rodea la firma, indica necesidad de protección y egocentrismo.
- A veces con la rúbrica, separamos el nombre del apellido: se desea separar el plano personal del profesional y las distintas etapas de nuestra vida.
- Firmar “entre railes” (dos líneas paralelas a modo de rúbrica y dentro la firma) corresponde a una persona con los objetivos prefijados.
- Si existen puntas, agresión (hacia uno mismo si son a la izquierda, hacia los demás si son a la derecha), irritabilidad.
- En general a más rúbrica: Mayor necesidad de protección, menos personalidad. A menos rúbrica: Seguridad. Madurez.
- Sin rúbrica: Sobriedad. Cordura. Equilibrio. Pero también puede denotar individualismo.
 
 
firma Bin Laden
 

CURIOSIDADES

La evolución de la firma, es un manifestación de nuestra propia evolución y desarrollo y también, que nuestro ánimo no está siempre equilibrado y estable, así por ejemplo, la firma de Napoleón en el tratado posterior a dos batallas: en una como vencedor, en otra como perdedor. También la firma de Mussolini en distintas situaciones: en libertad y en prisión.

Curiosidades de algunas firmas: a veces con la firma y la rúbrica, se quiere representar algo (ej. de Pablo Sarasate, músico que firmaba en un pentagrama), firma de F. García Lorca, de Bin Laden…Adjunto también en varias firmas y rúbricas un breve resumen de lo expuesto.

Si con estas líneas y las precedentes he conseguido que nos conozcamos un poco mejor a nosotros mismos y a los demás y de esa manera, crecer en comprensión y eliminar barreras..me doy por bien pagada. Sólo me queda desearles:

¡¡Feliz y grafológico verano!!

 

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como: ,

Comparte este artículo

1 comentario

  1. Estoy algo confundido con el tema de la grafologia después de leer vuestro extenso y explicativo ‘exámenes de los trazos’ y en contrapuesta haber leído previamente el articulo de la revista Xatakaciencia donde expresa claramente una contraposición a este método con el titulo: ¿Por qué grafología es un fraude y qué otra alternativa hay para saber algo sobre el autor de un texto? y luego lo escrito por Geoffrey Dean Graphology: Connections Between Handwriting and Personality are Illusory. no obstante se que debo leer aun mucho mas para tener una conclucion. pero agradezco vuestra nota por haber logrado un curioso debate en mis cavilaciones que me ayudara a instruirme mas en este apasionante tema. Nuevamente gracias y le dejo mis saludos.

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.