OCA GLACIACION

Un sueño cumplido (en el Centro Penitenciario de Daroca)

Era una mañana nebulosa la aquel día 28 de diciembre del 2012, había quedado a las 8:20 con Javier Mesa en la puerta principal del Centro Comercial de Carrefour, todavía no tenía el placer de conocerlo, a los dos nos venía bien, después recogimos a Ricardo con su guitarra, y a Javier Aguirre, coordinador del programa cultural de los Centros Penitenciarios de Zuera y de Daroca.

Mi emoción crecía recorriendo el camino, la conversación fluida hacia corta la distancia a nuestra meta. Llevaba esperando mucho tiempo este encuentro cultural; llevar la poesía a los presos era uno de mis múltiples objetivos literarios.

El paisaje que rodea el Centro Penitenciario de Daroca es soberbio, digno de contemplar sin presura, saboreando la majestuosidad que la naturaleza generosa ofrece. Dejamos los efectos personales en el coche, lo importante era llevar el D.N.I. para intercambiarlo por la acreditación imprescindible para entrar al Centro.

Se abrieron las puertas al pasar los controles, y por fin llegamos a la sala de actividades culturales, los presos fueron llegando a goteo, en silencio y con respeto se sentaron, miradas llenas de alas recortadas nos miraban.

Un agujero de libertad
se abrió en esa sala

La atmósfera estaba relajada, el sonido tímido de la guitarra comenzó, preludio de una mañana casi divina, canciones iberoamericanas en la voz de Ricardo dieron la bienvenida a los espectadores, después recité con emoción poemas de Alfonsina Storni, Pablo Neruda, Borges, Gioconda Belli y algunos míos.

Los sentimientos se abrazaron con alas intangibles, y un agujero de libertad se abrió en esa sala llena de poesía y música. La magia nos envolvió a todos los allí presentes. Aquella mañana de Navidad un sueño mío se cumplió.

28 de diciembre de 2012

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.