OCA amanecer

Una copa

Nos sentamos en el banco como tantas otras veces, sólo que ésa era la última.

CopaNo me atrevía a mirarte por miedo a sorprender a tu sonrisa borrándose… pero aquella noche lluviosa ni siquiera llegaste a dibujarla. Con gotas y lágrimas resbalando por tu cara, simplemente te limitaste a decir: “Nunca más volveremos a compartir la lluvia que cae sobre este parque”.

A la mañana siguiente, llevé una copa al parque, a nuestro banco, y allí la abandoné. Desde entonces, cada día me paso por allí. A veces, encuentro la copa vacía, tal y como la dejé. En otras ocasiones, la copa no está, y yo coloco otra en su lugar.

Y tu sonrisa
seguirá sin aparecer

Pronto llegará una mañana, tras una noche tormentosa, en que me encuentre la copa llena de lluvia. Ese día, te haré una visita, te entregaré la copa y tu sonrisa seguirá sin aparecer.

Pero al menos te habré demostrado que estabas equivocada.

 

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.