OCA GLACIACION

A mi madre (In memoriam)

Escrito por: Emilio E. V.

Tengo 43 años recién cumplidos…¡muchos! de continua lucha por la supervivencia. Desde el mismo momento de nacer, mi familia se desestructuró. Yo me quedé con mi madre, mi hermano con mi padre y, así, todo se fue al carajo.

ideas-el-dia-madre-L-v-6c8gMi pobre madre no tenía nada ni a nadie; pero luchó, ¡vaya si luchó! Limpiaba escaleras y casas de gente rica. La mayoría de las veces no gastaba ni en el autobús, reservándolo todo para su hijo. Pero su hijo, desagradecido y egoísta, nunca supo valorar la intensidad de ese cariño. Porque yo tenía amor y cariño, pero no le daba importancia y echaba en falta lo material.

Así, además de los porros, me fumaba las clases, el esfuerzo, la constancia y, eso sí, soñaba; lo único que hacía era soñar. Un día, contaba por entonces con 17 años, me acerqué al trabajo de mi madre y ella, contenta como siempre por ver a su hijo, se tomó un respiro para que su tesoro le contase: “Mamá, he dejado embarazada a mi novia y me caso”. Y ella se echó a llorar: “Pero hijo, si eres todavía un niño”.

¡Qué razón tenía! Sólo era un niñato que quería ser hombre, siempre soñando. Y por supuesto, como todo sueño, éste se desvaneció. De él sólo quedó un hijo que, como un presagio, nació el mismo día del mismo mes y casi a la misma hora que su padre. También él se quedó sólo, con su familia materna. Dios quiera que no cometa mis mismos errores.

Mi pobre madre no tenía
nada ni a nadie, pero luchó

Después de muchos otros sueños rotos, la heroína se hizo pesadilla. Y cuando al fin desperté, vencedor de la batalla, ¿quién estaba allí? ¡mi madre! incansable, luchadora, fue lo único que quedó a mi lado. ¡Que Dios te tenga en su gloria, mamá!

Tiempo después, otros sueños, sueños de grandeza, me han traído a la cárcel, después de mil batallas. Pero, ahora, quiero dejar de soñar. Con mi última pareja he tenido una hija, la luz de mi vida. Es una niña dulce, buena y cariñosa. No me explico porqué Dios me ha bendecido de nuevo y sólo espero, esta vez, dejar de soñar para siempre. Quiero ser padre.

A mi madre, in memoriam. ¡Gracias, mamá!

 

 

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

1 comentario

  1. GRACIAS. SALUDOS.

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.