OCA GLACIACION

Pasión por rodar (Homenaje al Director Miguel Ángel Lamata)

Escrito por: Fernando Gracia

Creo haber oído hace unos años a Miguel Ángel Lamata que él pretendía vivir del cine. O algo parecido. O quizás alguien me lo comentó y le salió algo así. O quizá quería decir, o a lo mejor es lo que Miguel Ángel dijo de verdad, que lo que pretendía era moverse siempre alrededor del cine, o del audiovisual, que queda más preciso.

Miguel%20Ángel%20LamataO vaya usted a saber. Porque a lo mejor nuestro hombre nunca dijo nada parecido. Aunque habla tanto, es tal su torrente verbal que quién sabe. Pero por favor, no se entienda nada peyorativo en todo lo dicho hasta ahora, todo lo contrario. Lo que pienso que pudo decir es que era –y sigue siendo- tal su afición a todo lo que significa cine, rodaje, mundillo de la farándula y demás aledaños, que su pasión ha sido y sigue siendo estar inmerso en este mundo y, de ser posible, ganarse la vida de esta forma.

Y a fe que lo ha conseguido. Rodando primero cortometrajes con la precariedad que se acostumbra en estos menesteres, haciendo tele local, con lo que se aprende en ello aunque no haya forma de ganarse un euro –antes pesetas-, escribiendo guiones a ver  si los colocamos y finalmente yéndose a Madrid para escribir textos que otros defenderán en esas teles de Dios, y finalmente poniéndose tras la cámara para rodar un largo, en el fondo el máximo de los múltiples sueños de nuestro paisano.

Los que nos movemos alrededor de este mundillo del cine hace tiempo que nos acostumbramos a ver la espigada figura de Lamata, a veces como simple espectador y las más de ellas animando una gala de entrega de premios, hablando de proyectos y siempre, siempre, exhibiendo una absoluta brillantez en sus expresiones, denotando un rápido ingenio y un sentido del humor en el que se vislumbraba con facilidad su presumible habilidad para escribir textos.

Un valor consolidado
de nuestro cine nacional

Porque lo que le abrió en un primer momento la posibilidad de ser algo en el gremio fue su faceta de guionista. Véase su colaboración con Pepe Navarro, comunicador de tanto éxito hace no muchos años.

Siempre admiré la habilidad que mostraba Miguel Ángel en público para soltar réplicas ingeniosas en cualquier situación lo que me hacía pensar que podía tener un buen futuro en el terreno de los guionistas, aunque todo el mundo sabe que es el gremio peor pagado.

nuestros_amantes_53253Se las arregló para levantar su primer largometraje. “Una de zombis” consiguió convertir el Paseo de la Independencia en un enorme plató de rodaje y consiguió sobre todo que nuestro artista se diera el gustazo. Es evidente que ni esta película ni las dos siguientes, “Isi Disi, alto voltaje” y “Tensión sexual no resuelta” están ni creo lleguen a estar entre lo más destacable de nuestra cinematografía, pero tuvieron su público, eran en el fondo unas pequeñas gamberradas y sobre todo le permitieron avanzar en el oficio. Porque bien se sabe que los oficios se aprenden practicándolos.

Y hete aquí que nuestro hombre consigue sacar adelante un proyecto mucho más serio, mucho más profesional, con el ánimo de llegar en igualdad de condiciones a toda la audiencia nacional. Y lo consigue, porque “Nuestros amantes”, al margen de que a unos les pueda gustar más o menos, es un producto sumamente digno, muy bien filmado, con competentes actores, y cualquier cosa menos vulgar.

Sé que ciertos sectores de la crítica no la han visto con buenos ojos. No sé qué hubieran pensado los mismos si el director hubiera sido de Madrid o de Barcelona. Puede que no hubiera faltado quien hablara de “La nueva…lo que sea”, o exagerando, “El Woody Allen español”, que tampoco es eso. Lo que quiero decir es que no observo demasiada imparcialidad a la hora de enjuiciar el interesante trabajo que de forma absolutamente profesional ha firmado nuestro hombre.

Este hombre, este trabajador del audiovisual que pasito a pasito se ha hecho un nombre en la profesión y que ha conseguido ganarse honradamente la vida en ella. Posiblemente lo que siempre pretendió y lo que con ahínco ha perseguido a lo largo de sus cuarenta y tantos años de vida.

Me parece un acierto que nuestro festival de  Daroca cuente con él una vez más, ahora para reconocerle como lo que es, como un valor consolidado de nuestro cine, no solo regional sino nacional.

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.