Oca Navidad

Algo más que simples palabras

Los autores, en la búsqueda de su creación perfecta, como puede serlo un logaritmo, una ecuación, una raíz o una suma, muestran ante el lector la matemática pura que supone enlazar palabras precisas y exactas, las justas y necesarias, que no podían haber sido otras, con el fin de conseguir la atmósfera anhelada por el autor, como auténticas, pongamos, perlas glaciales. Perlas glaciares que a pesar de que en realidad todos sabemos que no existen, una vez nombradas y descritas sobre un folio en blanco, ya existen, se materializan, y por ende, resultan creíbles y escenificables, al menos, en nuestra mente. Descripciones, líneas, frases y párrafos que son verdaderas expresiones máximas de la belleza escrita. En definitiva, algo más que simples palabras.

perla

Estudio en escarlata (Arthur Conan Doyle)

[…] El castigo no produce satisfacción si el ofensor no tiene tiempo de enterarse de quien es el que le hiere y por qué le viene encima el castigo. […]

 

El síndrome de Anastasia y otros relatos (Mary Higgins Clark)

[…] Parecía enfadado y frustrado, como si le venciera el peso de la miseria humana autoimpuesta. […]

 

No pidas sardina fuera de temporada (Andreu Martín y Jaime Ribera)

[…] Porque te quiero… Clara se quedó mirándome como un soldado que, en el fragor de la batalla, descubre de pronto que le ha desaparecido el arma de las manos. […]

 

Un viejo que leía novelas de amor (Luis Sepúlveda)

[…] Continuaban existiendo en los rincones porfiados de la memoria, en los mismos donde se embosca el tábano de la soledad. […]

 

Profesión peligrosa (Juan Madrid)

[…] El destino es como una tela de araña de la que nadie se libra. […]

 

Instinto asesino (William Dile)

[…]Su grito fue una horrenda mezcla de terror, miedo y dolor, como las hadas del infierno que al anunciar una muerte en la familia dan alaridos de desesperación. […]

 

La perla (John Steinbeek)

[…] La novela rural puede adaptarse al infierno industrial sin grandes modificaciones, y que no haya gran diferencia entre una gran helada que deja al campesino sin cosecha y una crisis económica que deja al obrero sin trabajo. […]

[…] Ese era el lecho que había llevado al Rey de España a ser un gran poder en Europa en años lejanos, le había ayudado a pagar sus guerras y había decorado iglesias para beneficio de su alma. […]

[…] Pero las perlas eran accidentes, y hallar una era una suerte, una palmada en el hombro dada por Dios, o por los dioses, o por todos ellos. […]

[…] La noticia de la enfermedad del niño recorrió rápidamente las cabañas, porque la enfermedad sólo ocupa el segundo puesto en la lista de enemigos de los pobres cuando se la compara con el hambre. […]

 

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.