Coca

Coca o Kuka en idioma quechua, es una planta con flor, originaria de los Andes Amazónicos.

Hasta antes del Imperio Incaico – alrededor del siglo XV – toda la población tenía acceso al consumo de las hojas de coca. Luego esto cambió y el Estado Imperial comenzó a controlar su uso, dado que se consideró a la misma un artículo de lujo. Era utilizada en ritos sacerdotales y su uso se restringió solo a emperadores incas y nobles.

Algunos investigadores aseguran que el uso de estas hojas, se remonta a 3000 años antes de nuestra era. Lo cierto es que al llegar los españoles a estas tierras y luego de hacer prisionera a su población, decidieron autorizar el “coqueo” a todos los originarios, con el único propósito de prolongar las jornadas laborales, ya que pronto se dieron cuenta que estas hojas mitigaban las sensaciones de hambre, cansancio o sed.

coca

La forma en que se consume es conocida como “acullicar”. Este término indica que se debe introducir las hojas de coca en la boca y humedecer las mismas con saliva, formando un bolo, el cual se mantiene entre los dientes inferiores y superiores, para lentamente extraer, por decantación, las sustancias activas y estimulantes. Para lograr los efectos deseados, hay que agregar con un dedo, y periódicamente, un poco de ceniza alcalina o también bicarbonato de sodio.

En 2009, en Bolivia, esta costumbre ancestral fue reconocida en su Constitución Nacional, promulgada por el gobierno del ex – trabajador y sindicalista cocalero, Evo Morales Ayma.

Esta planta se hizo conocida a nivel mundial por sus alcaloides, de los cuales se obtiene, luego de un proceso químico, el clorhidrato de cocaína. Como dato anexo, se cree que desde 1885, extractos de estas hojas han sido utilizados en los productos Coca Cola.

De todos modos, debemos decir que quienes “coquean”, identifican a estas hojas por sus efectos energéticos, digestivos y también analgésicos. Consumir hojas de coca, de ninguna manera significa drogarse. 150 Kilos de hojas más otros químicos son necesarios para producir 1 kilogramo de cocaína.

También tiene usos medicinales. Si bien y como decíamos antes, la coca en su composición contiene alcaloides – como el café o el té – es necesario destacar el amplio espectro que abarcan sus aportes medicinales. En la Universidad de Harvard sostienen que posee vitaminas E y C. Otros estudios e investigaciones revelan y destacan su gran aporte en hierro, calcio y fibras. Es diurética y combate el reumatismo y también el llamado “mal de altura” (puna), entre otros. Además – se indica – es una importante fuente nutricional y vitamínica.

Utilizada por todas las culturas andinas, a través de los siglos, con fines rituales, sociales y medicinales, la coca ha sido y es en la actualidad, una compañera inseparable de mujeres y hombres, en cualquier actividad que estos desarrollen.

Estas hojas, que son arrancadas de las plantas por el peciolo y secadas luego al sol, para su posterior comercialización son otra vez demonizadas por dudosos intereses de carácter internacional. Se cosechan entre 3 y 6 veces al año y manera manual. Una planta puede tener una vida útil de 10 años.

Según Bo Mathiasen, representante de la ONUDD (Oficina de la Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito) es Colombia hoy en día, quien cultiva más coca que Perú y Bolivia juntos. Colombia tiene 81000 hectáreas cultivables.

Por último, la socióloga boliviana Silvia Rivera Cusicanqui, consumidora de la verde hoja, sostiene que se trata de una planta sagrada, y agrega: “Tanto es así, que una vez que retira el acullico de la boca, no se lo arroja a la basura, se quema o se entierra”.

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.