OCA GLACIACION

DIOS Y LA EVOLUCIÓN (Lo que no se dijo sobre los Manuscritos del Mar Muerto)

En el rollo identificado como G 32 “De Naturae” (que estaba escrito en glíglico y firmado por Icrono Teodosio, “el Mago”) se establece cómo Dios fue creando al hombre paso a paso, lo cual no se desarrolló en un día como se intenta hacernos creer sino en miles, millones de años.

Los exégetas, la teocracia, guardaron silencio sobre esto para poder mantener su preeminencia desde el punto de vista religioso, totalmente de acuerdo con los científicos que consideran más conveniente para que se valore su aportación al estudio evolutivo de la especie.  Porque la realidad es que ese rollo “De Naturae” aúna las dos posturas, la teológica (Dios creó al hombre) y la científica (el hombre es fruto de la evolución a través de millones de años).

Si bien todavía no pude traducir totalmente el rollo G 32 (cuya copia me está vedado revelar de qué manera llegó a mis manos) porque de la lengua glíglica que es anterior a la escritura egipcia, a la sumeria, no existen recuperados más que unos pocos sustantivos y verbos, hasta ahora pude comprender cómo “hizo” Dios el aparato locomotor, cómo se las ingenió para el aparato masticatorio, y un par de cosas más que me lleva mucho tiempo descifrar porque con los sustantivos y verbos tengo que compaginar el significado de la oración.

manuscritos Mar Muerto

Como odontólogo me interesó mucho el tema bucal, y sin entrar en muchos detalles sobre todos los componentes de la boca, prescindiendo de los tejidos blandos, me centraré en los dientes (pero sin explicar por ahora sobre los materiales con que se conformaron), sobre el mecanismo de su funcionalidad, que a continuación les descubro:

Manuscritos del Mar Muerto
Rollo G 32 “De Naturae”
Creatio Evolutio
Acápite 19: observación de la naturaleza y los objetos en la creación del “homo sapiens”
Subtítulo: “manducar”

Y Theo vió una tijera y dijo: “Hagamos de manera similar el entrecruzamiento de los incisivos superiores con respecto a los inferiores para que los hombres puedan cortar sus alimentos”.

Y el mismo criterio aplicó con los molares para que puedan triturar los alimentos, cuando observó una enorme piedra que caía sobre otra de similar tamaño y pulverizaba un objeto que había sobre ella. Así, mediante la observación de los objetos de la naturaleza fue como Dios creó al hombre en sucesivas fases evolutivas, hasta llegar al hommo sapiens que gracias a su inteligencia puede investigar y discernir todos estos avatares.

Ignoro si en los próximos años me será plausible poder continuar con esta tarea de traducción de los afamados manuscritos porque me deja agotado. Seguramente habrá otras personas interesadas en continuar la tarea.

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.