- La Oca Loca - http://www.revistalaocaloca.com -

Una de capitalismo

Posted By Materno Gonzalo Conesa On 27/02/2020 @ 09:00 In Opinión | No Comments

Newton al referirse al orden del Universo se le ocurrió la idea “por la mano invisible de Dios”. En la economía, dicho de paso, “la mano invisible” se haría popular.

Cuenta el filósofo francés Taine: que una niña a quien dijeron que Dios estaba en los cielos, exclamó: “En el cielo, como los pájaros. Entonces tendrá pico”.  Una anécdota al estilo borgiano donde lo imaginado y lo visto son lo mismo.

¿Acaso no era eso lo que pretendía Adam Smith con la metáfora  “La mano invisible”? Hacer simple  la idea del funcionamiento de la economía de  mercado. ¿A qué prestaba atención Adam Smith? Al egoísmo como condición necesaria (pero no sufiente) para conseguir el bien común. ¿Una contradicción? No. Lo primero es lo primero: una actitud defensiva para sobrevivir. Más tarde, será necesario negociar la cooperación en una sociedad arraigada en la incertidumbre.

adam-smith-

El pensamiento económico de Smith iba más allá del interés individual. Su obra  La riqueza de las naciones  (1776),   le acreditó el título del padre de la economía liberal. “No es de la benevolencia del carnicero, cervecero o panadero de donde obtendremos nuestra cena, sino de su preocupación por sus propios intereses”, afirmó.

Habló por primera vez de “la mano invisible” en su libro  Teoría de los sentimientos morales (1759). Una obra de valores morales, que observa como la desigualdad y la pobreza es una consecuencia del mal comportamiento de los mercados basados en políticas erróneas. Considera la moralidad dentro de la dimensión de las relaciones de solidaridad con los demás.

No podemos olvidar que, por un lado, el sistema socialista de planificación central  creó pobreza económica y escasez de libertades: Unión Soviética (hasta el siglo XX), República democrática alemana (después de la 2ª guerra mundial), la actual Corea del Norte (antigua colonia de Japón).  Por otro lado, la Globalización – que no es el neoliberalismo – multiplica  las cosas y divide los valores y, al mismo tiempo imprime nuevos matices a la pobreza.

Es cierto que la sociedad ha sido generosa con algunos economistas neoliberales – Hayek (el padre del Estado mínimo), Fridman y la Escuela de Chicago (fundadores del monetarismo) –  concediéndoles todos los premios  (incluido el  Nobel)  que se le pueden otorgar a un economista, pero también es verdad que dieron un impulso al capitalismo de la diversidad socioeconómica

Ha habido un cambio en el tiempo (y en el espacio)  desde  la primera escuela económica moderna  (principales pensadores: Adam Smith, John Stuart Mill; incluye también  Karl Marx –  su obra es un referente universal y actual  – y Thomas Malthus)   a la “nueva mano invisible”  del Establishment (1% que domina el planeta a través de las finanzas, medios de comunicación,  grupos de presión intelectual y política, es decir, la casta en palabras de Pablo Iglesias). Y todavía puede ir más allá: el  Establishment  es el poder que no nos merecemos.  La realidad, pues, nos exige prestar atención a la metamorfosis del capitalismo y a la complejidad de una sociedad enmascarada en causas nobles. “Solo entre todos los hombres llega a ser vivido lo humano “dice Goethe.


Article printed from La Oca Loca: http://www.revistalaocaloca.com

URL to article: http://www.revistalaocaloca.com/2020/02/una-de-capitalismo/

Copyright © 2011 Revista La Oca Loca. Todos los derechos reservados.