OCA GLACIACION

La mejor enseñanza de la pandemia es que la vida sigue siendo lo más importante

Escrito por: Ester Tello. Misionera en Brasil junto con su marido y sus cuatro hijos.

 

La misión ha estado presente en la vida de Ester Tello Ferrer desde 2002, cuando llegó a Roraima, Brasil, con su esposo Luis. Ha sido un tiempo de aprendizaje, especialmente con los pueblos indígenas de la región, siempre presentes en la vida de su familia. Ester y Luis tienen 4 hijos, y juntos viven el momento actual “con gran atención, con cuidado, de la familia y de otras personas que lo necesitan“.

Están vinculados a los misioneros de Consolata y actualmente Ester Tello trabaja en Caritas y el Consejo Misionero Indígena – CIMI, donde acompaña principalmente a los migrantes venezolanos, una realidad que ha cambiado la vida social y eclesial de Roraima, estado que hace frontera com entre Brasil y Venezuela, y a los pueblos originarios de la región, siempre “con la esperanza de que podamos pasar este tiempo lo mejor posible, con la menor pérdida de vidas humanas”. En Roraima, según datos de este domingo, 7 de junio, las personas infectadas por el coronavirus son 5.768 y hay 145 muertes.

Ester Tello

La situación no es fácil en una región donde, para los más pobres, “el mayor desafío que tendrían sería sobrevivir, alimentarse“, algo obstaculizado por el hecho de que la mayoría trabaja en el sector informal. Esta situación se ve agravada por la saturación del único hospital, siempre lleno, donde hoy se mezclan pacientes de diferentes enfermedades, también de COVID-19.

La pandemia ha llevado a los pueblos indígenas a protegerse, pero aun así, sufren la grave amenaza de la minería ilegal, que solo en el área Yanomami supera los 20.000 mineros de oro, lo que puede llevar a un genocidio, un riesgo aún mayor “bajo una política de incentivos del presidente (Bolosonaro)”, que, según la misionera, necesita “visibilidad, toma de conciencia y presión internacional“, un elemento tradicionalmente fundamental para la supervivencia de los pueblos indígenas en la región.

Especialmente en la actualidad, Ester Tello dice que usa “las herramientas de resistencia de los pueblos con los que vivimos“, entre ellas, “la sabiduría y la tranquilidad con que los pueblos indígenas siempre han enfrentado, en comunión y juntos“. La misionera también señala “la articulación, las fuerzas con otras entidades, y una espiritualidad muy viva, una Iglesia presente en todos los sectores que son vulnerables, eso da mucha fuerza y mucha unidad”. Para enfrentar el futuro, cree que “la mejor enseñanza es que la vida sigue siendo lo más importante, y superar la desigualdad ayuda mucho para que los efectos de una pandemia en los grupos más vulnerables no sean tan brutales“.

3

¿Eres misionera junto con tu familia, cómo estáis viviendo como misioneros este momento de pandemia?

Estamos viviendo este momento con gran atención, con cuidado, de la familia y de otras personas que lo necesitan, reduciendo el tiempo de exposición en la calle, pero aumentando el tiempo para la articulación y las reuniones on líne con muchos actores que ayudan en este momento difícil. Dando seguimiendo al tema de la migración, de los pueblos indígenas, y con la esperanza de que podamos superar este momento lo mejor posible, con la menor pérdida de vidas humanas.

Hablas de pueblos indígenas, de la migración, formas parte de CIMI y Caritas, ¿cuáles son las dificultades que enfrentan los migrantes, los pueblos indígenas y la población más pobre en esta pandemia en Roraima?

La población más pobre, el mayor desafío que tienen sería la supervivencia, alimentarse. El gobierno ofreció 600 reales (poco más de 100 euros) de ayuda mensual, pero no todos están teniendo acceso, no todos lograron obtener ese dinero. La mayor parte del trabajo aquí en Roraima es informal, quien no es funcionario o tiene una tienda, la mayoría de los trabajadores, trabajan informalmente, y en el momento de la pandemia todo eso terminó.

Este también sería el mayor problema para los migrantes, ya que casi todos trabajan de manera informal, vendiendo, limpiando, cuidando de los jardines, y todo esto ahora acabó. Esa sería un poco la ayuda que Caritas estaría tratando de dar y articular, para que la gente, al menos, pueda mantenerse durante unos meses. Otra dificultad sería el acceso a la prueba, al servicio mínimo de salud, que es algo muy difícil. Al comienzo de la pandemia, se planeó abrir un hospital de campaña el 26 de marzo, con 1,200 camas, que ya se ha pospuesto 5 veces y hasta hoy no se ha abierto.

Para todo el estado, solo hay un hospital, y ese hospital ya está lleno, de COVID, pero también de otras enfermedades, todos juntos allí. Esta sería otra gran dificultad que enfrenta la población, especialmente los más vulnerables. Justo ayer, no había como hacer una prueba rápida en ninguna unidad básica de salud.

2

Roraima siempre ha sido un estado donde los pueblos indígenas han sido muy perseguidos. Una de las grandes amenazas que enfrentan los pueblos indígenas de Roraima en este momento es la alta presencia de buscadores de oro ilegales, ¿cómo las organizaciones indígenas, CIMI, la Iglesia, se está organizando frente a esta realidad?

Las organizaciones indígenas, desde el comienzo de la pandemia, han creado barreras sanitarias para aislar su territorio, han publicado muchas medidas preventivas, medidas de aislamiento social. Pero hay una parte que no está controlada por las organizaciones, que sería la minería, especialmente en el área Yanomami y en la región este, donde es muy fuerte, desde que el gobierno de Bolsonaro asumió el cargo, en la Raposa Serra do Sol.

Esta parte no es controlable, por mucho que se denunciara en este momento, por muchas operaciones que se llevaron a cabo para eliminar a los buscadores del área de Yanomami, esto continuó creciendo, frente a una política de incentivos del presidente, quien dijo que se abriría, lo que legalizaría , y lo dijo en todo el mundo. La presencia del prospector es fuerte, muy fuerte.

Se lanzó una campaña en defensa del pueblo yanomami, está siendo una campaña muy fuerte en todo el mundo, y esperamos que tenga una repercusión importante, especialmente de visibilidad, toma de conciencia y presión internacional, que, como Iglesia, ha sido muy importante para la supervivencia de los pueblos indígenas aquí. En los años 70, 80 y 90, esta presión internacional fue de vital importancia.

¿Cómo se vive la misión como familia en esta situación de dificultad, de peligro, que estamos experimentando. Cuáles son los sentimientos personales que surgen frente a esta realidad?

La misión nos enseña a fortalecernos con las herramientas de resistencia de los pueblos con los que convivimos. En este momento, la sabiduría y la tranquilidad con que los pueblos indígenas siempre han enfrentado, en comunión y juntos, también nos ayuda a saber que es un momento de dificultad, que podría haber sucedido en otra parte del mundo, pero estamos aquí, con las limitaciones, pero también con las herramientas que aquí tenemos.

La articulación, las fuerzas con otras entidades y una espiritualidad muy viva, una Iglesia presente en todos los sectores vulnerables, da mucha fuerza y mucha unidad. La CNBB (Conferencia Nacional de Obispos de Brasil) ha lanzado una campaña, junto con Caritas brasileñas, a nivel de todo Brasil, que se llama “Tiempo para Cuidar”, y en todo Brasil ha surgido un movimiento de solidaridad, fijándose en las personas que están sufriendo más, con mayor necesidad, y todas las parroquias, comunidades, grupos, movimientos, haciendo este acto de generosidad. La gente está en casa, pero está pensando en los demás. Es una fuerza que ayuda mucho a centrarse en lo que es más importante, la vida y la vida de todos.

¿Qué enseñanza podemos aprender para el futuro de la misión y del trabajo de la Iglesia, frente a este momento de pandemia que estamos experimentando?

Creo que, desde la experiencia social y política que tenemos aquí en Brasil, la mejor enseñanza es que la vida sigue siendo lo más importante, y que superar las desigualdades ayuda mucho para que los efectos de una pandemia en los grupos más vulnerables no sean tan brutales. Este trabajo que la Iglesia de Brasil siempre ha tenido, y la Iglesia en América Latina, debe ser reforzado y acompañado por todos los misioneros y la Iglesia que trabaja aquí, continuar haciendo el trabajo de minimizar y tratar de reducir esta desigualdad social.

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como:

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.