OCA amanecer

No pude elegir

Yo nunca tuve la oportunidad de elegir,
quizás tú crees que fue así,
que pude haberte alcanzado en algún puente,
que pude ser más de lo que soy
y caminar sobre los muros de las ciudades
y subir los cables de los ascensores,
hasta hallar tu mirada y tu abrazo

Pero yo no pude elegir,
era demasiado joven e inexperta,
demasiado pobre y tercermundista
para tenerte en la ciudad de nuevo,
pero demasiado rica y poblada
como para que me visitaras por caridad

Nunca pude decidir si quería o no tus manos,
si tus ojos eran las ventanas
de las que quería servirme
para orientar la rosa de mi vida,
si tus labios serían mi beso de cada amanecer,
si al menos en la multitud quería escuchar tu eco
llenando los estadios, vaciando los avernos…

elegir

Eres más imposible hoy que antes,
más imposible de lo que jamás vi en mis pesadillas,
y tú nunca me preguntaste si quería vivir así,
ayer al menos coleccionaba tus retratos
capital por capital, siempre al otro lado del mundo,
y yo viviendo con la esperanza, por muy lejana que fuera,
pero tú nunca me dijiste, nunca me advertiste
el hilo de tiempo que tenía;
te hubiera escrito
si hubiese sabido un segundo antes…

Hoy apenas puedo soñar
con visitar tu casa deshabitada,
dejar un girasol en tu mausoleo
y encender una vela en tu altar

Yo no pude elegir,
porque todo hubiese sido abandonado,
todo hubiese sido diferente
y tú estarías aquí, yo estaría en la cárcel
porque habría asesinado a tus asesinos
y de cualquier forma supongo estaría lejos de ti;
si yo nunca pude escogerte, nada sería como es hoy

Si hubiese podido elegir,
el día sería la noche
en algún lugar oculto del este de Europa
y no nos alcanzaría el circo,
no veríamos la televisión,
no tendríamos cámaras ni registros,
el otoño sería la primavera
y tu sueño me cegaría en la noche

No quiero seguir amándote,
porque siempre serás absolutamente imposible,
mas ni siquiera puedo elegir
dejar de adorarte

Dime entonces el camino,
desciende de las estrellas,
cruza desde el universo paralelo,
envíame un susurro desde el Olimpo,
vuelve a la Tierra como un pensamiento,
dame la señal que tanto llevo esperando…
Cuéntame el secreto de los dioses
para poder al fin retroceder el tiempo.

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como:

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.