OCA GLACIACION

Tren a las nubes

En la Provincia de Salta, al Noroeste de la República Argentina, se encuentra la obra de ingeniería ferroviaria más espectacular del continente americano.

Su construcción comenzó en 1921 y fue inaugurada provisoriamente en 1948, tras 27 años de duro trabajo. Pero dadas las vicisitudes políticas de la época y la constante lucha por intereses comerciales, hubo que esperar un poco más para que este emprendimiento se pudiera afianzar. Finalmente, comenzó a funcionar a pleno en 1972, cuando se realiza el primer viaje oficial turístico.

Tren a las NubesQuienes hacen posible esta quimera son un puñado de hombres soñadores encabezados por el ingeniero norteamericano Ricardo Maury, quien diseña la totalidad del Ramal C14 donde se encuentra el tramo al que nos referimos en esta nota. Este, junto a un equipo de profesionales expertos en la materia, ingenieros viales, calculistas, constructores, administrativos, etc., logran sus objetivos.

Para muchos, era imposible imaginar que una obra de esa magnitud se pudiera concretar, dadas las enormes dificultades que presentaba el terreno. Sin embargo, la audacia y la inteligencia de estos hombres, hizo posible este extraordinario logro. Unir Argentina con Chile por ferrocarril y a través de la Cordillera de Los Andes, se hizo realidad.

Fueron miles los anónimos trabajadores que esforzadamente, en la altura y con temperaturas de entre 15 y 20º C bajo cero, desarrollaron su labor. Muchos de ellos dejaron sus vidas allí.

Imagine el lector la construcción de un viaducto en ese lugar. Es decir, una estructura metálica que oficia como puente, uniendo dos montañas, conformando un arco de 225 metros de longitud, a una altura de 63 metros y a 4200 metros sobre el nivel del mar. Esto, sin duda alguna, constituye una obra de ingeniería fenomenal, única en el mundo.

Experimentar de cerca
la grandiosidad de ese universo rocoso

El Tren a las Nubes – así denominado – tiene hoy capacidad para transportar a 468 pasajeros. Posee servicio de confitería a bordo y en altura desarrolla una velocidad de entre 35 y 50 Kilómetros por hora. Según la época del año, su frecuencia es de uno o dos viajes por semana. El costo aproximado de cada pasaje es de U$S 100.-

Hasta hace unos años, el tren partía desde el corazón de la capital provincial, donde se encuentra la Estación Central, pero luego y debido tanto a pequeños derrumbes en su trayecto original, más algunos desperfectos técnicos, obligaron a la empresa concesionaria, a iniciar el viaje desde otro lugar. En la actualidad, parten autobuses desde la Estación Central hasta San Antonio de los Cobres, un pueblo ubicado a 170 kilómetros de la capital salteña, ya en la Cordillera de Los Andes. Allí se aborda la formación ferroviaria que trasladará a los pasajeros hasta el Viaducto “La Polvorilla”, a 4200 metros sobre el nivel del mar, en una hora. El tren permanece en ese lugar alrededor de 30 minutos y luego inicia el regreso.

Quien tuvo la posibilidad de aventurarse en tamaña travesía, sabe que se trata de una experiencia única. Contemplar la cordillera desde su propia entraña, llenarse los ojos con tan sublime paisaje y experimentar de cerca la grandiosidad de ese universo rocoso, tan cercano al cielo, provoca en el interior de nuestro ser, un dejo de admiración, perplejidad y emoción, por haber estado allí.

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.