OCA GLACIACION

La libertad en juego

Hoy voy a adentrarme en una selva complicada, sin machete ni porteadores, con el único respaldo del sentido común y la imparcialidad que procuro aplicar siempre cuando reflexiono.

Niños jugando al futbol No es chic, ni moderno, ni progresista ni siquiera prudente hablar en nuestros días de diferenciación sexual. Y me temo, incluso, que cada vez lo es menos hablar de diferenciación individual. Y eso que todos somos únicos, originales y genuinos, oye. Existe una pátina social que alienta hacia la unificación masiva, la indiscriminación y el bocata de chóped para todos. Pero hoy voy a opinar sobre este tema en el que, al menos, todos tenemos derecho al análisis por encima de los mantras, los eslóganes y los intereses torticeros. La noticia, aparecida en los medios el pasado mes de enero, me dejó patidifuso: el gobierno vasco pretende prohibir el fútbol en los colegios por considerarlo una actividad sexista. Consideran los mandamases de turno que jugar al balón en el patio es perjudicial para la igualdad entre los sexos. Y van a aplicar esta medida a cincuenta colegios de su comunidad, que recibirán formación, material y palmaditas en la espalda por su apertura de miras y su apuesta decidida por la igualdad entre los sexos.

Y hacerlo en nombre de la igualdad
y la libertad es una infamia

Vaya por Dios. Lo siento por los pobres niños y niñas a los que les ha tocado la pedrea de tamaña estupidez. Porque en nuestros días ellos y ellas comparten este juego con normalidad, incluso algunas niñas —por supuesto, sólo las que quieren— compiten con los niños en los mismos equipos y competiciones oficiales. A los mismos fulanos y fulanas a los que se le llena la boca hablando de igualdad, libertades y derechos sociales no les tiembla el pulso a la hora de prohibir y limitar la máxima libertad de los menores: la de jugar, simple y llanamente, a lo que ellos quieran. Quizá sea educativo aplicar en horarios de clase, como se hace en los colegios de Aragón, los rincones de juego en las aulas de infantil, obligando a los niños y a las niñas a jugar a cocinitas o a coches, por ejemplo, quieran o no quieran. Tengo dudas al respecto, pero no los datos necesarios para cuestionarlo. Pero lo que me parece una injerencia intolerable de las instituciones es decidir a qué deben jugar nuestros hijos durante su tiempo de descanso. Faltaría más. Y hacerlo en nombre de la igualdad y la libertad es una infamia.

Churro vaComo padre de un niño y de dos niñas, y observador general de la existencia, sé que, nos guste más o menos y al margen de las individualidades, los muchachos son en general mucho más físicos y movidos que las niñas. A ellas les encanta retirarse a un rinconcito del patio y montar tertulias divertidas sobre lo que les apetece. Algunos chicos se suman —porque quieren— a estas charlas, pero es más habitual verlos correr tras un balón o subiéndose a las vallas. Ahora tendrán que jugar de otra manera para no ser etiquetados, desde chiquitillos, de sexistas.

¿Y qué pasa con la importancia formativa del deporte? ¿Tampoco podrán hacer patinaje artístico o gimnasia rítmica las niñas en su escuela, para no traumatizar a los varones? ¿O se aplicará la recurrente discriminación positiva? ¿Cuánto tiempo pasará hasta que alguno de estos comités de cerebritos políticos consideren también intolerables la comba —por sexista—, las chapas —por incitar al juego y las apuestas— o el polis y cacos — por clasista—? Es verdaderamente peligroso adentrarse en este fango, salvo que se pretenda adoctrinar y embotar a nuestros niños en una dirección ideológica concreta, algo que resulta tentador para los mandamases. Posiblemente, después intentarán decidir qué libros pueden leer, qué películas ver y qué conversaciones escuchar nuestros pequeños.

Menos mal que los chiquillos son rebeldes y, con su imaginación, terminarán jugando a lo que les dé la gana, aun a riesgo de castigos.

Y siempre les quedará el ¡churro va!, con el que los niños y las niñas pueden hacer el cafre en igualdad de condiciones, sin discriminación sexual alguna.

 

Imprimir artículo Imprimir artículo

Comparte este artículo

2 Comentarios

  1. Como tantas cosas, esto es un sinsentido… menos mal que nuestros críos van a jugar a lo que les de la gana. Cuando yo era niña jugaba a churro va, haciendo el burro como los chicos, seguramente dirían (lo ignoro), que servidora era una chicazo, pero mira, he sobrevivido y jamás me importó lo que dijeran en esos momentos, Ni siquiera me lo planteaba, como debe de ser. Cuando eres pequeño lo que quieres es jugar a lo que sea, eso era lo más importante. Hay mucha gente loca por ahí que no saben qué inventar. Muy bien tu artículo Michel, Un abrazo de mis partes (jejeje, como diría Delibes)

Trackbacks

  1. La libertad en juego | ¡Abrapalabra! El blog de Míchel Suñén

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.