OCA GLACIACION

Segunda prueba hacia el Camino de Santiago

Escrito por: Sergio Q.

En esta segunda prueba preparatoria aumenta el grupo por la incorporación de dos voluntarias que posteriormente harán el camino de santiago con nosotros y pondremos a prueba la resistencia de cada integrante al clima adverso, por encontrarnos en la semana más calurosa de este verano.

Daroca, 17 de agosto de 2011

La mañana nos avisa del calor que está por llegar, se nota en la indumentaria de todos nosotros que tapamos hombros, caras y cuellos embadurnándonos de crema las zonas que quedarán expuestas al sol. También con el contenido que portamos en nuestras mochilas, al llenarlas, hemos preferido frutas, zumos o frutos secos en lugar de más bocadillos.

GrupoLa ruta nos lleva hasta el pueblo de Daroca. Por el camino confirmamos que estamos más preparados para afrontar pendientes inclinadas o descensos por senderos escabrosos. Aprovechamos para conocer un poco más de la historia de este pueblo y nos sorprendemos al cruzar La mina, un túnel de casi 1 Km. de longitud excavado a pico y pala en tiempos de Carlos III, que sirve para desaguar las eventuales riadas que sufría la localidad.

Cuando llegamos a la playa del Jiloca hemos recorrido unos 6 Km., el camino ha sido fresco por tratarse de las primeras horas del día y por transcurrir entre riberas y arboledas, aún así el vergel que nos rodea aunado al remanso del río nos invita a descansar para el almuerzo. Unos nos refrescamos los pies o nos bañamos mientras otros, simplemente, nos sentamos a charlar a la vez que tomamos un refrigerio.

Nos mezclamos homogéneamente
compartiendo conversaciones, esfuerzos e ilusiones

Continuamos nuestra ruta por caminos abiertos expuestos al, cada vez más, sofocante sol. La cabeza del grupo se intercambia con la cola y nos mezclamos homogéneamente compartiendo conversaciones, esfuerzos e ilusiones entre profesionales, voluntarios e internos. Cuando llevamos recorridos 10 Km. la senda por la que transitamos se hace impracticable y debemos cruzar un campo labrado que junto al aumento del calor nos obliga a realizar una parada de hidratación. Unos minutos después de tomar una bebida isotónica nos decidimos a afrontar la pronunciada subida que nos lleva hasta el merendero donde paramos a comer.

En marchaEn Valdehorna encontramos, lo que nos resulta, un oasis con mesas al abrigo de grandes sombras, una ducha, que no dudamos en utilizar para refrescarnos, y donde corre una brisa que agradecemos unánimemente. En esta ocasión nadie tiene muchas ganas de comer pero compartimos dátiles, frutos secos, barritas energéticas, frutas y sobre todo agua o zumos. Con las fuerzas repuestas hablamos de la jornada, de como será el camino verdadero y relatamos, cada uno, cuales son las costumbres típicas de nuestra región o país. Intentamos alargar nuestra pausa pero debemos continuar el recorrido.

Con un sol de justicia, decidimos acortar la ruta acometiendo ya el camino de regreso. Cuando llegamos a Villanueva de Jiloca hacemos una parada para tomar café, que se convierte en un refresco para casi todos, donde conocemos a Paco -el esposo de la alcaldesa- que nos ofrece las instalaciones deportivas del pueblo para cualquier ocasión y nos guía hasta una arboleda donde refrescarnos y descansar.

Con resignación proseguimos el camino con una temperatura de 37 grados, según el termómetro de la casa de Paco. Acercándonos cada vez más al centro nos sentimos un poco nostálgicos pero es mayor la ilusión por llegar a ser un peregrino y la satisfacción de haber conseguido terminar otra etapa. Cuando llegamos nos despedimos de las voluntarias y profesionales. Comprobamos nuestro podómetro que marca algo más de 21 Km. Recorridos en el día más caluroso del verano, al menos en esta comarca.

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como: ,

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.