OCA GLACIACION

Misión en Costa de Marfil: octubre 2018

14 de octubre

La misión es disponibilidad, escucha, flexibilidad. Hoy he estado ayudando al consolato con el que vivo con la revista que hacemos dos veces al año con nuestras actividades. He seguido con las cuentas y casi ya estoy al día con todas las comunidades. Luego a la parroquia para ayudar con las confesiones y celebrar la eucaristía con  el Consejo Pastoral y de Asuntos Económicos de la Parroquia.

Por la tarde, han venido un par de personas a hablar y, luego, hemos ido a orar unas treinta personas en casa de una familia del barrio. Este mes hemos descentralizado la oración y en vez de hacerla en casa vamos a las casas de los vecinos. Ha sido una forma de marcar de forma particular el Mes misionero.

Y, por la noche, unos 60 niños han venido a ver el cine en casa -Aya de Yopougon-, todo un fenómeno marfileño, autóctono. Se lo han pasado en grande.

Buenas noches y dulces sueños.

IMG-20181014-WA0000

18 de octubre

Qué tranquilos estabais, eh. Ya estoy aquí de nuevo. La malaria me ha dejado en la cama un par de días pero ya estoy mejor.

Pasaron las elecciones. Ayer se quemó et transformador del alumbrado público del barrio. Y estamos a oscuras. Supongo que hasta las próximas elecciones. Bueno, espero que no.

Hoy ha venido a casa el nuevo jefe de la agencia del banco donde tenemos el dinero. Está visitando a los clientes en sus casas para conocer mejor nuestras demandas. Eso se hace también en España?

Hoy ha venido una mujer a contarme una de esas historias de vida imposibles. Madre de cuatro hijos de cuatro padres diferentes. Se gana la vida vendiendo la piel de Cordero. El padre de su última hija se la llevó cuando tenía tres años pero cuando tenía nueve ella se escapó y vino a su casa. Su padre se enfadó y dijo que _cortaba el ñame_, expresión que se utiliza aquí para decir que no quiere saber nada de ella. Ahora la niña tiene once años. Le ha pedido a su padre que le pague la mitad de la escuela y… Le ha recordado lo del ñame! Triste. Así que nos toca estar al quite. Da mucha pena. Una niña de once años que recibe esas respuestas de su propio padre. Difícil crecer con equilibrio.

Buenas noches y dulces sueños.

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como:

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.