Oca Navidad

“Especial Mujer 2011″. 7. Apuntes de belleza

La moda de nuestras antecesoras

El término de la  belleza supone mucho más que un rasgo genético. Está determinado por todo un grupo factores que han tenido su origen desde los comienzos de la historia. A continuación vamos a hacer un repaso por la evolución de la misma y veremos como ha sido un hecho muy presente en etapas anteriores.

En la Prehistoria: No podemos hablar con demasiada información, sin embargo sus inquietudes las podemos encontrar plasmadas en numerosas pinturas en las que se utilizaban diluidos en excipientes grasos  y que se han conservado fosilizados, lo que nos hace pensar que estos mismos ingredientes se utilizaban también en la cara y el cuerpo para así utilizar sus propios cosméticos.

En Mesopotamia: Está muy relacionada con la actual, ya se practicaba la depilación y el cuidado de uñas, dientes y orejas. Con lo que respecta a cosméticos se fabricaban diversos tipos de perfumes y se utilizaban máscaras para pintar los ojos con “khol”, una especia hecha a base de antimonio.

El ideal de belleza eran los cuellos largos, ojos redondos, cabellos negros, labios rojos, y dientes muy blancos. Es un cánon que está muy establecido en la  sociedad

 En Egipto: Todos los cosméticos que utilizaban eran polvos a base de alheña , que se usaba  como tinte, y para suavizar la piel utilizaban ungüentos, aceites, perfumes, y para lavarse utilizaban un jabón compuesto de potasa o álcali extraído de las cenizas de plantas como la haya. El refinamiento de los cuidados estéticos era enorme.

En Grecia: Fue la civilización de la belleza. Ha sido tal su influencia en las culturas occidentales posteriores que su cultura, y  su arte han configurado el llamado ideal clásico de belleza. Eran, en contraste con los egipcios, todos los estamentos sociales los que compartían su inquietud por la estética.

La mayor atención la prestaban al cuidado del cuerpo, los cánones  de belleza griegos no toleraban ni la grasa ni los senos voluminosos. Era necesario cultivar el cuerpo para conseguir la perfección estética que consistía en , además de tener senos pequeños y fuertes,  poseer un cuerpo fino y esbelto y los hombros proporcionados.

En el Renacimiento: El ideal  de belleza de las nobles italianas consistía en tener un cuerpo de formas muy curvadas, la frente alta y despejada, sin apenas cejas y la piel blanquecina. Tener el pelo rubio era sinónimo de buen gusto y para conseguirlo mezclaban los extractos más extraños. Un ejemplo de belleza renacentista lo encontramos en la Gioconda, una pintura de prestigio mundial del artista Leonardo Da Vinci que,  aun con el paso del tiempo sigue despertando una gran atención.

En los años 50: Los cambios fueron apresurados y los nuevos estilos e ideales de belleza se imponen con rapidez. Por ejemplo, las actrices de Hollywood. Ellas pusieron de moda las curvas y las formas redondeadas como un ideal de belleza en el cuerpo de la mujer. Personalidades como Marilyn Monroe o Sofia Loren fueron mujeres admiradas por su belleza a pesar de que nunca usaron una talla 36.

Sin embargo, este canon de belleza fue derivando, a partir de los años 70, hacia un ideal de belleza del cuerpo de la mujer cada vez más estilizado, influido por las vanguardias, las modas de la alta costura y la irrupción en las pasarelas de nuevos diseños que han influido mucho en  la estética femenina actual.

El progresivo adelgazamiento en el arquetipo de belleza en la  mujer ha llegado al extremo de imponer, a partir de los años 90, un canon de belleza dominado por una delgadez extrema, en muchos casos ,con problemas físicos basados en alteraciones en hábitos alimenticios y de la autoestima, ya que el ideal de belleza imperante se percibe como algo inalcanzable y la mujer de hoy puede llegar  a sentir que su cuerpo es inadecuado.

La dictadura del espejo

La llegada masiva de los medios de comunicación a los hogares de todo el mundo los ha trasformado en punto de referencia acerca de la moda y las tendencias. La moda, para muchos, puede ser una palabra vacía y superficial pero, hoy, esa simple palabra puede causar muchos problemas.

La televisión, las revistas e Internet imponen un ideal de belleza irreal. Cuerpos esbeltos, cutis perfectos, inexistentes señales de vejez, ¿así hay que ser? Quienes no entran dentro de este molde deben hacer lo imposible para, aunque sea, acercarse a él. Dietas desordenadas, costosos tratamientos de belleza, horas en el gimnasio, cirugías, etc. Y al final del día ese despreciable rollito jamás desaparece, la cadera jamás se achica, la nariz no se disimula. Uno no puede simplemente hacerse de nuevo. Y cuando los intentos por cambiar, deciden tu vida, es cuando empieza a haber problemas.

Esta dictadura de la perfección hace que la mayoría se sienta rechazado. Hoy en día mujeres hermosas, quizás no extremadamente flacas, pueden llegar a ser vistas como adefesios porque no encajan en el anoréxico perfil de la mujer actual. Los hombres deben ser musculosos y tener algún rasgo parecido al actor de moda.

Siempre bellos, siempre jóvenes, siempre flacos, siempre perfectos

Los adolescentes tenemos la necesidad de encajar, de ser aceptados. Pero cuando nos miramos al espejo y no nos gusta lo que vemos porque no es parecido a lo que hay que ser, se hace difícil seguir adelante con la autoestima en perfecto estado.

La imposición de cómo hay que ser y cómo no hay que ser, llega muchas veces de manera subliminal. Por ejemplo: en un negocio de ropa, en el cual no dice expresamente que no se vende ropa para gordas (o lo que se cree hoy que es una mujer gorda),  pero lo cierto es que quien quiere ir a comprarse ropa debe enfrentarse a…

La aventura de comprar ropa

Hoy, por ejemplo, para algunas personas encontrar algo que usar puede ser una verdadera aventura. Empezando por tratar de explicarle a la joven-bella-flaca vendedora que no te de esa talla de pantalón porque no te va entrar. Ella, empecinada, te lo da y te dice que te lo pruebes porque seguro que te va entrar. Te lo pruebas y como era predecible no te entra… así sucesivamente… Ninguno te entra, ninguno te queda bien. La vendedora te dice que ésta es la talla más grande, ¡no te entra¡ Aquí no hay nada para usted…. las típicas frases que se escuchan en los negocios, para muchas son puñales que aniquilan el amor propio .

 “Solo small’’. Este modelo viene en talla única. Y  te vuelves para tu casa sin pantalón, sin ganas de mirarte al espejo odiando a la vendedora y sobre todo sintiéndole mal con tu cuerpo. La moda impone uniformidad en un mundo de distintos. La moda parece que no entiende el concepto de individualidad. La moda quiere a todos iguales pero en realidad somos todos diferentes.

La tortura de la belleza

Cuando el culto al cuerpo es propulsado por falsos ideales y no por la salud y el bienestar, todo lo que se hace se puede volver perjudicial. Dietas que obligan a pasar días en ayunas o ingiriendo alimentos poco nutritivos que repercuten de manera negativa en el cuerpo.

Muchas veces el resultado de esta situación puede causar enfermedades. La bulimia y la anorexia son enfermedades contemporáneas que atacan a quienes se sienten inseguros con su cuerpo.

Para eliminar la gordura recurren a limitarse en las comidas hasta llegar al punto de no comer nada (anorexia) o comen delante de la gente como cualquier persona y luego se  provocan vómitos para expulsar lo que engorda (bulimia). Los trastornos alimenticios son comunes por estos días, lamentablemente, y aunque muchos piensen que es un mal femenino, hoy también afecta a los hombres. En Estados Unidos, por ejemplo hay 100 mil hombres que sufren anorexia. Comienza con el simple deseo de perder unos kilos y termina convirtiéndose en un camino hacia la extrema delgadez.

Las cirugías solucionan los problemas estéticos más fácilmente sin la necesidad de mucho esfuerzo. Los retoques cuando no se hace con personal médico capacitado y habilitado pueden causar graves secuelas.

Actualmente han tomado estado público casos de mala praxis en cirugías estéticas. quienes ingresaran al quirófano para ponerse colágeno en los labios, retocarse las arrugas o lipoaspirarse a veces terminan con complicaciones, con deformaciones en el rostro y hasta corriendo peligro su propia vida, y todo por la belleza, hacer ejercicio es recomendable para toda edad pero no cuando éste pone en peligro nuestra salud, la sobreexigencia tiene riesgos.

¡Recomendaciones!   

Sí crees que estás fuera de tu peso consulta primero, con  un médico clínico y luego sí éste lo confirma comienza un tratamiento con un especialista en nutrición o dietista. El profesional te guiará en el tratamiento para que logres llegar a tu peso ideal comiendo sanamente. En el caso de recurrir a una cirugía estética, hazlo en centros reconocidos con profesionales capacitados. Pide referencias. Exige conocer todos los detalles sobre la intervención y el post operatorio.

Imprimir artículo Imprimir artículo Etiquetado como: , , ,

Comparte este artículo

Deja un comentario

Por favor ten presente que: los comentarios son revisados previamente a su publicación, y esta tarea puede llevar algo de retraso. No hay necesidad de que envíes tu comentario de nuevo.